Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Polisomnografía nocturna: Cuando dormir no es un placer

Lo que tantas personas disfrutan cada día, el placer de dormir, para muchos resulta una tarea complicada, que en ocasiones no sólo no les brinda descanso, sino que incluso les provoca algunos trastornos que hacen de sus actividades diarias un reto.

Los trastornos del sueño son cada vez más comunes, pero nos siempre se identifican o diagnostican, lo que impide que muchas personas tengan un descanso adecuado por las noches y un buen desempeño durante el día.

Por ello es que se recomienda no sólo realizar cambios en el estilo de vida que propicien una adecuada higiene del sueño, sino realizar estudios que ayuden a diagnosticar trastornos que requieran de tratamiento médico.

Como especialistas en atención neurológica, queremos que en este artículo aprendas a reconocer por qué es necesario acudir con un neurólogo, así como los estudios que puedes realizarte para que puedas recuperar tus noches de sueño y que el dormir vuelva a ser un placer.

¿Qué es una polisomnografía nocturna?

La polisomnografía nocturna significa «estudio del sueño». Los especialistas en sueño lo usan para ver cómo duerme un paciente durante la noche. Un polisomnograma registra las ondas cerebrales mientras el paciente duerme. También se registran los niveles de oxígeno, respiración, frecuencia cardíaca y cómo se mueven sus ojos, brazos y piernas mientras se duerme o se intenta dormir por la noche.

 El paciente tendrá que pasar la noche en un hospital, una clínica del sueño o una habitación de hotel para su estudio. Para prepararlo, es probable que su médico le pida que siga los siguientes pasos:

  • Evitar siestas
  • Evitar  cafeína, el alcohol y los sedantes.

·  No usar spray para el cabello u otras sustancias que puedan afectar las mediciones

¿Para qué trastornos del sueño es útil?

  • Apnea del sueño
  • Trastorno del movimiento periódico de las extremidades: En este trastorno del sueño, involuntariamente se flexionan y extienden las piernas mientras se duerme. 
  • Narcolepsia: Se experimenta una somnolencia diurna abrumadora y ataques repentinos de sueño.
  • Trastorno de conducta del sueño REM: Se actuan los sueños mientras se duermen.
  • Comportamientos inusuales durante el sueño: Como caminar, moverse mucho o movimientos rítmicos.
  • Insomnio crónico inexplicable
 

¿Qué es la apnea del sueño?

Es una condición en la que hay pausas en la respiración mientras el paciente se encuentra dormido. Existen 2 tipos de apnea:

  • Apnea obstructiva del sueño en la que se deja de respirar porque la garganta se estrecha o se cierra.
  • Apnea central del sueño en la que se deja de respirar porque el cerebro no envía las señales correctas a los músculos para hacerlo respirar

Cuando las personas hablan de la apnea del sueño, generalmente se refieren a la apnea obstructiva del sueño, que es de lo que se va a hablar aquí. 

¿Cuáles son los factores de riesgo?

  • Edad. El riesgo de apnea obstructiva del sueño aumenta con la edad, aunque puede presentarse en cualquier momento de la vida.
  • Sexo masculino. Es el doble de común en hombres que en mujeres.
  • Obesidad
  • Sedación por medicamentos o por alcohol. Se reduce la respiración y dificulta el despertar, lo cual puede provocar que los periodos de apnea sean mayores
  • Amígdalas grandes. Ocasionan una limitación para el paso del aire.

 ¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas que se pueden ver en esta entidad son:

  • Ronquidos ruidosos
  • Cansancio
  • Falta de energía durante el día
  • Sueño sin descanso
  • Despertar atragantándose o jadeando
  • Dolor de cabeza por la mañana
  • Boca seca o dolor de garganta
  • Dificultad para pensar con claridad

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Es necesario acudir a un médico para realizar el diagnóstico. Los antecedentes y la exploración física que hace sospechar de apnea del sueño incluyen:

  • Queja de ronquidos o de sueño no reparador
  • Tamaño del cuello mayor a 43 cm en hombres y mayor a 40 cm en mujeres
  • Vía aérea superior pequeña. Dificultad para ver la garganta debido al tamaño de la lengua
  • Presión alta
  • Si algún familiar ha observado episodios de apnea durante el sueño, atragantamiento o sensación de falta de aire.

El diagnóstico definitivo se realiza a través de un estudio que se llama polisomnografía. En la cual se mide el esfuerzo al respirar y el paso del aire, el oxígeno en la sangre, la frecuencia cardiaca, entre otros parámetros.

 

Te podría interesar: ¿Por qué un estudio del sueño dura toda la noche?