Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

¿Se altera tu respiración durante el sueño?

La respuesta es sí, mientras duermes tus músculos se relajan y tus vías aéreas se estrechan, modificando la cantidad de oxígeno que recibe tu cuerpo, entonces tu cerebro interpreta este cambio como que no puedes respirar y te despierta brevemente para que puedas volver a abrir las vías aéreas. 

Para determinar si una persona tiene alteraciones en su respiración durante el sueño, que signifiquen una disminución en la calidad de descanso, es necesario realizar una poligrafía respiratoria.

Y es que estas alteraciones pueden resultar en trastornos del sueño como apneas del sueño, ya sea obstructiva, central o mixta. Podrías resoplar, ahogarte o jadear. Este patrón se puede repetir de 5 a 30 veces o más cada hora, durante toda la noche, lo que dificulta tu capacidad de alcanzar las etapas profundas y reparadoras del sueño.

En Neurocenter nos especializamos en la atención neurológica y contamos con el equipo, las instalaciones y profesionales necesarios para realizar los estudios detección de trastornos del sueño que requieren nuestro pacientes y especialistas para alcanzar un diagnóstico y ofrecer el tratamiento adecuado.

Tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención, podemos juntos lograr detener las pérdidas y ayudarte a ganar todos aquello que necesitas para tener un vida plena y mejorar tu calidad de sueño.

¿Qué es una poligrafía respiratoria?

Este estudio del sueño consiste en el registro de las distintas variables respiratorias, cardiacas, de posición, entre otras, de una persona durante toda la noche, para posteriormente realizar un análisis y alcanzar un diagnóstico.

Este estudio es más sencillo que una polisomnografía, pues no incluye la evaluación de otros parámetros neurofisiológicos a través de electroencefalogramas o electromiografías, sin embargo, si la poligrafía no es concluyente en sus resultados, será necesario entonces realizar un examen más completo.

¿Qué mide una poligrafía respiratoria?

En el registro de la poligrafía se toman varías señales a través de distintos dispositivos colocados en el rostro y el tórax, los cuales deberán permanecer en el paciente a lo largo de toda la noche.

El equipo registrará lo siguiente:

  • Flujo de aire, nasal y bucal. Se colocan dos cánulas, una muy parecida a las utilizadas para administrar oxígeno, y otra que además lleva un sensor cerca de la boca. Se grabará la respiración o si deja de respirar, así como el tiempo que está sin respirar.
  • Un cinturón que rodea el tórax, para grabar movimientos torácicos.
  • Un cinturón rodea el tórax para ver movimientos abdominales.
  • Un pulsioxímetro para registrar el nivel de oxígeno y la frecuencia cardíaca.
  • También se registra el movimiento, la posición del cuerpo y ronquidos.

 

Te podría interesar: ¿Por qué un estudio del sueño dura toda la noche? 

¿Para que se usa este estudio?

La Poligrafía Respiratoria es un método útil para el diagnóstico de SAHOS cuando se indica en individuos de alto riesgo y cumple con un mínimo de requerimientos técnicos de calidad.

Cuando se interpreta junto a una evaluación integral del sueño permite acortar las listas de espera, reservar los estudios de mayor complejidad para casos difíciles o dudosos y acercar el laboratorio de sueño al domicilio, lo que posibilita la valoración respiratoria del sueño en un ámbito más natural con condiciones similares a las habituales del paciente cuando se dispone a dormir.

¿Cuáles son los síntomas de la Apnea del sueño?

Aunque los ronquidos son el síntomas más conocido y evidente del SAOS, hay casos en los que una persona con apnea no ronca, por ello es importante conocer todos los síntomas que pueden presentarse, de esta manera podrás determinar cuándo es necesario acudir con un neurólogo.

Entre los síntomas más comunes de la Apnea se encuentran: 

  • Ronquidos fuertes
  • Episodios en los que dejas de respirar durante el sueño
  • Jadeos al respirar durante el sueño
  • Despertarse con la boca seca
  • Dolor de cabeza por la mañana
  • Problemas para mantenerse dormido (insomnio)
  • Somnolencia diurna o sensación de sueño excesiva durante el día (hipersomnia).
  • Dificultad para prestar atención mientras estás despierto
  • Irritabilidad