Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Electromiografía y conducción nerviosa ¿juntas?

La electromiografía (EMG) y las velocidades de conducción nerviosa (VCN) son pruebas que miden y registran la actividad eléctrica de los músculos y nervios. Los nervios envían señales eléctricas para que los músculos reaccionen de ciertas maneras. Cuando reaccionan, emiten señales que pueden medirse. 

  • La EMG examina las señales eléctricas de los músculos cuando están en reposo y cuando están trabajando
  • Los estudios de conducción nerviosa miden la rapidez y la eficacia con que las señales eléctricas del cuerpo se transmiten por los nervios

La EMG y las velocidades de conducción nerviosa permiten saber al médico si está frente a un  problema, nervioso, muscular o de ambos tipos. Se pueden usar por separado cada uno de los estudios pero se realizan de manera conjunta cuando el paciente presenta síntomas de daño muscular como de daño nervioso al mismo tiempo.

¿Qué se mide por electromiografía?

En la electromiografía se mide la actividad eléctrica del músculo en reposo, con una contracción leve y con una contracción fuerte. Normalmente, el tejido muscular no genera señales eléctricas mientras está en reposo. Cuando se introduce un electrodo, puede observarse un período breve de actividad. Sin embargo, no debería haber ninguna señal después de eso.

Si el músculo está sano, no mostrará ninguna actividad eléctrica (ninguna señal de potencial de acción) durante el reposo. Solo mostrará actividad eléctrica cuando se contraiga. Pero si el músculo está dañado o ha perdido el aporte de los nervios, es posible que muestre actividad eléctrica anormal durante el reposo. Cuando se contrae, su actividad eléctrica puede generar trazados anómalos.

 Un resultado anormal de una electromiografía puede ser indicio de diagnóstico de un trastorno muscular o nervioso, por ejemplo:

  • Polimiositis. 
  • Distrofia muscular. 
  • Miastenia grave. 
  • Miotonía o rigidez muscular.
  • Daño o enfermedad del nervio motor, como el que puede verse con la neuropatía (enfermedad de los nervios).
  • Nervio pinzado como, por ejemplo, en el síndrome del túnel carpiano o nervio pinzado en la columna vertebral (radiculopatía).

¿Qué miden las velocidades de conducción nerviosa?

Es una prueba que permite medir la velocidad con la que un impulso eléctrico se mueve a través del nervio. Permite identificar daños a los nervios.

Durante la prueba, el nervio se estimula, a menudo con parches con electrodos de aguja que se colocan sobre la piel. Le colocarán dos electrodos sobre la piel, por encima del nervio o del músculo. Un electrodo estimula el nervio con una descarga eléctrica muy suave. El otro electrodo lo registra. La actividad eléctrica resultante es registrada por otro electrodo. Esto se repite para cada nervio que se somete a la prueba.

Luego, la velocidad se calcula midiendo la distancia entre los electrodos y el tiempo que le lleva a los impulsos eléctricos llegar de un electrodo a otro. 

Entre las enfermedades o los problemas de salud que pueden verificarse con una prueba de velocidad de la conducción nerviosa se incluyen los siguientes: 

  • Síndrome de Guillain-Barré. Los primeros síntomas pueden incluir debilidad o sensación de hormigueo en las piernas.
  • Síndrome del túnel carpiano. Esto provoca dolor y entumecimiento en los dedos.
  • Enfermedad de Charcot-Marie-Tooth. Esta enfermedad es una afección neurológica heredada que afecta tanto a los nervios motores como a los sensitivos, y debilita los músculos de los pies y de la parte inferior de la pierna.
  • Hernia de disco.
  • Daño a los nervios (neuropatía)
  • Problemas del nervio ciático.

También suelen realizarse estudios de la conducción nerviosa para encontrar la causa de síntomas como el entumecimiento, el hormigueo, debilidad muscular y dolor continuo.

 

Te podría interesar: ¿Cómo funcionan las velocidades de conducción nerviosa?

¿Quién debe solicitar e interpretar este tipo de estudios?

El especialista encargado de solicitar este tipo de estudios y quien puede interpretarlos es el médico neurólogo y neurofisiólogo. Una vez que el neurólogo realiza una sospecha diagnóstica mediante el interrogatorio y la exploración física decidirá qué tipo de estudio es mejor para el paciente, si la EMG, las VCN o ambas al mismo tiempo.

 

Te podría interesar leer: ¿Cómo prepararte para una electromiografía?

¿Qué efectos adversos se pueden presentar?

Este tipo de estudios tiene pocos efectos adversos como sangrado en el sitio de punción de las agujas en el músculo y raramente infecciones.

Está contraindicado en pacientes que tengan marcapasos cardiacos o dispositivos eléctricos intracorporales.