Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Aplicaciones de la electromiografía en el deporte

Aunque la electromiografía es un estudio de neuroconducción utilizado usualmente en la detección de alguna falla neuronal en los músculos, también puede ser de utilidad para detectar alguna lesión muscular provocada por la práctica de algún deporte.

Entonces, la aplicación de la electromiografía de superficie al ámbito deportivo permite analizar el el gesto motor y aplicar la técnica para cuestiones patológicas y de rehabilitación.

Según los resultados del estudio, ayudará en:

  • La recuperación de una lesión
  • Comprobar si la tensión muscular es la adecuada
  • Ver si existe alguna disfunción de algún músculo o grupo muscular
  • Comprobar las mejoras en la actividad muscular

 

En Neurocenter contamos con el equipo necesario para realizar estudio de neuroconducción, así como con una robusta red de profesionales listos para interpretar, diagnosticar y tratar cualquier padecimiento.

Funcionamiento de la señal electromiográfica

La electromiografía (EMG) se define como un estudio neurofisiológico que se relaciona con la detección, análisis y uso de la señal eléctrica que se genera cuando el músculo se contrae. Se basa en los potenciales de acción de la fibra muscular. Incluye análisis en la amplitud (cuando el músculo se activa), el tiempo que un músculo toma para activarse (latencia), y la fatiga muscular con el análisis de la frecuencia. En condiciones de lesión se ha demostrado útil, siendo que los patrones neuromusculares normales de movimiento se ven alterados.                                           

El tejido muscular se compone de una unidad motora pequeña, que es el control neuronal del proceso de contracción muscular. Cada unidad, consiste en una motoneurona que inerva fibras musculares, por lo tanto, la fuerza de contracción depende del tamaño de la unidad motora y de la cantidad activada en un momento determinado.                       

Para el registro electromiográfico se utiliza una aguja fija que se introduce en el músculo o zona a explorar. También se pueden utilizar los electrodos de superficie, que al recibir las descargas eléctricas por el tejido muscular generan un marcaje.  La señal electromiográfica se basa en los potenciales de acción de la membrana de la fibra muscular. Hace una lectura de la extensión de la zona y la excitación inicial.          

El uso de la electromiografía ha sido de gran ayuda para la rehabilitación y ha contribuido a comprender los patrones que se encuentran afectados. También ayuda al entendimiento de las posibles causas y consecuencias de una lesión y/o disfunción sobre el comportamiento de la fibra muscular.

¿En qué indicaciones se puede realizar la EMG?

La electromiografía como tal es la prolongación del estudio clínico neurológico. Dicha exploración se diseña en cada caso en función de la historia clínica y de la exploración neurológica. Algunas patologías en las cuales se puede realizar el estudio son:

–        Diferenciación entre la debilidad de origen central o periférico.

–        Diferenciación entre la lesión preganglionar (radicular) o postganglionar.

–        Localización de la lesión en mononeuropatías compresivas o traumáticas y determinación del grado de afectación.

–        Diferenciación entre neuropatía desmielinizantes y axonales

–        Diferenciación entre neuropatías y polineuropatías.

–        Neuropatía Diabética

–        Neuralgias en miembro superior

–        Neuralgias en miembro inferior, relacionados a la columna lumbar

–        En diagnóstico probable de miastenia gravis

–        Síndrome del túnel del carpo

 

¿Cómo se realiza el estudio neurofisiológico?

El estudio se realiza en un consultorio en donde se le comenta al paciente tomar asiento o acostarse en la camilla. Posteriormente el profesional de salud limpiará la piel del músculo en donde se realizará la prueba, con su posterior colocación del electrodo de aguja.

La máquina registrará la actividad muscular mientras el músculo se encuentra en reposo, de acuerdo con la patología existente se le pedirá contraer el músculo en forma lenta y constante para lograr registrar la actividad en diferentes músculos. Finalmente, se grabará la actividad eléctrica y usted regresará a la posición inicial.      

Para realizar el estudio de conducción nerviosa, el profesional enviará un pulso de electricidad por los electrodos para estimular al nervio a enviar una señal al músculo. Los estudios son completamente inofensivos y no generan dolor alguno al colocar las agujas y/o electrodos.

Consideraciones iniciales antes de realizar el estudio

Al iniciar las pruebas usted deberá presentarse con ropa cómoda y suelta que permita un fácil acceso a la zona de la prueba o puede ser de fácil retiro. Se debe de asegurar de que su piel se encuentre limpia, sin uso de loción, cremas, ni perfumes.

Si cuenta con marcapasos o desfibrilador cardíaco, deberá comentarlo al profesional para otorgarle medidas especiales antes de la prueba. A lo largo de la realización de la prueba, usted podrá sentir cosquilleos u hormigueos en la zona en donde se colocaron las agujas, como una descarga eléctrica leve. Sin embargo, es un procedimiento de riesgo bajo, y es inusual que existan complicaciones.

Al finalizar con su estudio, las pruebas deberán de ser interpretadas por un médico especialista, el cual deberá realizar un informe detallado acerca del diagnóstico del padecimiento presente, para orientarnos con respecto a la causa existente.

También te puedo interesar leer: ¿Cómo sé que necesito una electromiografía?