Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

¿Necesito una electromiografía?

Si tienes síntomas neurológicos, estás en tratamiento o bajo la supervisión de un neurólogo, es probable que requieras algunos estudios de neurofisiología como una electromiografía. Aquí te detallamos cuándo podrías necesitarla y en qué consiste este estudio.

Los síntomas asociados a los músculos y nervios son de los motivos de consulta más frecuentes en neurología, por ello es que en Neurocenter contamos con el equipo y los profesionales necesarios para realizar este estudio.

Y es que tenemos la certeza de que que con nuestra propuesta alternativa de atención y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar.

Este tipo de manifestaciones pueden ser leves y en ocasiones pasar desapercibidas hasta que, con la valoración y exploración neurológica, son detectadas; también pueden ser muy evidentes llegando incluso a afectar la calidad de vida.

Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Calambres.
  • “Hormigueos”.
  • Debilidad muscular o músculos que se “fatigan”.
  • Entumecimiento de brazos, piernas o cara.
  • Incapacidad para mover una parte del cuerpo o parálisis.
  • Dolor o sensación de “quemaduras o electricidad” en alguna parte del cuerpo.
  • Fasciculaciones o temblores.

Es importante saber que no siempre es necesaria la electromiografía, la decisión sobre realizar o no dependerá del neurólogo, quien después de valorar al paciente decidirá qué estudios son los más adecuados para su abordaje. 

¿Qué es una electromiografía?

Una de las herramientas utilizadas para valorar el correcto funcionamiento de los nervios y músculos es la electromiografía y las velocidades de conducción nerviosa.

Aunque para nosotros sea imperceptible, todo nuestro cuerpo está en estrecha y constante comunicación. Todas las actividades cotidianas que realizamos están controladas por el cerebro, que envía impulsos eléctricos a los nervios y músculos, y estos a su vez de regreso al cerebro, para de esta manera realizar acciones como levantar una taza de café o percibir la temperatura del agua. 

La finalidad de este estudio es evaluar las señales eléctricas de los músculos tanto en reposo como cuando se activan. Esto se logra mediante electrodos en aguja que se colocan en el área que se quiere valorar, por ejemplo, en el cuádriceps (muslo). Este dispositivo envía las señales a una computadora que registrará todos los impulsos eléctricos a lo largo del estudio.

Si quieres leer más sobre electromiografía da clic aquí

¿Qué enfermedades puede detectar?

Como se mencionó anteriormente, los síntomas tan variados pueden tener diferentes causas. El papel de la electromiografía es ser un estudio de apoyo para el neurólogo y facilitar el diagnóstico del problema.

Existen muchas enfermedades que pueden afectar esta comunicación entre el cerebro con los músculos y nervios, algunas de ellas pueden ser transitorias y solucionarse con el tiempo, mientras que otras pueden ser progresivas o ser graves con riesgo de secuelas. 

Algunos ejemplos son los siguientes:

Hernia de disco con pinzamiento de raíces nerviosas.

Dolor asociado a nervios periféricos como síndrome del túnel del carpo o neuropatía diabética.

Trastornos musculares como polimiositis, dermatopolimiostis o distrofia muscular.

Enfermedades neuromusculares graves como Miastenia gravis, Esclerosis lateral amiotrófica (ELA), Síndrome de Guillain-Barré, entre otros.

 

Tambien te podría interesar: ¿Qué enfermedades se detectan con la electromiografía?

Preguntas frecuentes

¿Cómo es el procedimiento?

El estudio es sencillo y breve. Primero el paciente se sienta o acuesta en la camilla, dependiendo de lo que se desea evaluar, después se realizará limpieza del área seleccionada y posteriormente se colocará un electrodo especializado que consta de una aguja delgada. Una vez colocado, la computadora comenzará a registrar las señales eléctricas. Es probable que se le pida que realice algún tipo de ejercicios como apretar o abrir y cerrar las manos. Finalmente, los resultados se enviarán al especialista en neurología para su interpretación.

 

¿Es un estudio doloroso?

Una de las preocupaciones más frecuentes es sobre si el procedimiento es doloroso.

La sensibilidad de cada paciente es diferente, sin embargo, al realizar la prueba con una aguja delgada, pudiera llegar a sentir un ligero dolor o una ligera molestia. 

 

¿Existe algún riesgo o complicación?

La electromiografía es un procedimiento seguro. Para su seguridad y confianza, se toman todas las precauciones pertinentes, iniciando con un centro especializado, además de ser realizado con productos estériles y personal capacitado.

En algunas ocasiones puede llegar a presentarse un punto de sangre o un pequeño hematoma (moretón) al retirar la aguja, que desaparecerá en un par de días.

 

¿Cómo prepararse para el estudio?

Al ser un estudio sencillo, no se requiere de algún tipo de preparación especial ni tampoco requiere ayuno. 

Algunas recomendaciones generales serían no consumir sustancias que puedan alterar la actividad nerviosa como cigarros o cafeína, no usar lociones o crema en las zonas que serán analizadas, ir acompañado de un familiar, entre otras.

Sin embargo es muy importante que previo a realizar el estudio se comuniqué con su neurólogo para preguntar si existe alguna duda y de esta manera poder aclararla.

Estamos plenamente convencidos de que sólo desafiando las metodologías tradicionales de atención neurológica que se brindan en los sistemas de salud convencionales, podemos lograr que nuestros pacientes recuperen todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena. 

Porque sin importar tus circunstancias, en Neurocenter no pierdes, ganas.