Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

¿Qué nos revela la actividad eléctrica del cerebro?

El electroencefalograma (eeg) es de las principales herramientas diagnósticas que utiliza el médico neurólogo para complementar el diagnóstico de sus pacientes. Es un estudio muy accesible, de bajo costo, y de gran utilidad para el diagnóstico y seguimiento de múltiples enfermedades neurológicas.

¿Qué es un electroencefalograma?

Es un estudio que evalúa la función cerebral al analizar la actividad eléctrica neuronal, es decir, la forma en la que funciona el cerebro basándose en la actividad eléctrica.

Recordemos que las neuronas se comunican entre sí mediante actividad eléctrica y metabólica, de esta forma se pasan información mediante vías neuronales específicas para la función del cuerpo que quiere realizarse.

Por lo que al haber alguna alteración en una parte del cerebro como crisis convulsivas, infartos o degeneración neuronal, ésta podrá ser observada en un electroencefalograma al observar una alteración eléctrica ya que las neuronas no se comunicarán de forma adecuada.

Para poder observar esta alteración eléctrica se colocan los electrodos en el cuero cabelludo del paciente. Estos electrodos se conectan a una computadora para poder registrar los resultados. Esta actividad cerebral eléctrica se visualiza en forma de ondas cerebrales. Dependiendo el tipo de actividad eléctrica que haya son la forma que tendrán estas ondas:

  • Ondas beta: Son ondas de 14-21 Hz que se observan cuando una persona está despierta y alerta, concentrada, consciente, manteniendo una atención sostenida.
  • Ondas alfa: Son ondas de 7-14 Hz que se observan cuando una persona está despierta, física y mentalmente relajada.
  • Ondas theta: Son ondas de 4-7 Hz que se observan cuando una persona está en un sueño ligero o meditación profunda.
  • Ondas delta: Son ondas de 1-4 Hz de gran amplitud que se observan cuando una persona está profundamente dormida, sin sueños.

Estas ondas hacen referencia al funcionamiento normal del cerebro. Cuando hay alguna alteración por un insulto al cerebro, estas ondas se tornarán anormales, desde muy rápidas y desorganizadas hasta muy lentas o casi ausentes. Además de que según los electrodos que registran esta actividad anormal, nos dirán el área del cerebro que se encuentra afectada.

¿Qué padecimientos revela un electroencefalograma?

  • Epilepsia: El principal uso del electroencefalograma radica en el análisis de la epilepsia. Es el estudio solicitado por excelencia para confirmar el diagnóstico de crisis epilépticas, además de ser necesario para su seguimiento.

Además de demostrar la presencia de una crisis convulsiva, este estudio nos permite distinguir entre los diferentes tipos de crisis por el tipo de ondas anormales que se observan y si existe un foco epileptógeno, es decir, que parte del cerebro inició la actividad anormal.

Esto le permitirá al médico neurólogo saber cuál es el tratamiento ideal (tanto la elección del medicamento como la opción de cirugía) según la forma en la que se observa la crisis convulsiva mediante el electroencefalograma.

  • Lesiones focales: Desde tumores, hemorragias, infartos, traumatismos, etc. Son lesiones que están ocupando un espacio específico, por lo que la alteración eléctrica solo la detectarán los electrodos que analizan esa parte del cerebro.
  • Lesiones difusas: Son padecimientos que alteran la actividad eléctrica de forma generalizada. Lo observamos en alteraciones tóxicas (intoxicación por drogas o efecto de medicamentos), metabólicas (alteraciones graves del oxígeno, glucosa, sodio, urea, etc), infecciosas (meningitis, encefalitis) o neurodegenerativas (demencia).
  • Muerte cerebral: El electroencefalograma forma parte de los estudios necesarios para diagnóstico de muerte cerebral, en donde se observa una ausencia total de la actividad eléctrica cerebral.

El electroencefalograma es una excelente herramienta diagnóstica, es de bajo costo, dura aproximadamente 15-40 minutos, no es invasivo, es indoloro y no tiene efectos adversos. En las manos correctas aportará mucha información sobre el padecimiento neurológico en cuestión.

Te podría interesar: 5 consejos antes de llegar a tu examen de electroencefalograma