Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Electroencefalograma: ¿Es una convulsión igual a epilepsia?

Mientras que una crisis convulsiva es una manifestación, ya sea motora, sensitiva, sensorial, o psíquica, provocada por una descarga anormal en el cerebro, no necesariamente se trata de epilepsia, al menos que se presentan 2 o más crisis separadas por más de 24 horas en ausencia de una causa inmediata identificable que la provoque.

Por ello es que una única crisis o crisis convulsivas recurrentes secundarias a factores corregibles o evitables no permiten, el diagnóstico de epilepsia, entonces, ¿cómo llegar a un diagnóstico de epilepsia o descartarlo?

El médico mejor calificado para realizar este tipo de diagnósticos es el neurólogo, quien realizará una historia clínica y una exploración física apoyado con estudios de imagen como la Tomografía Axial Computarizada (TAC) o la Resonancia Magnética Nuclear (RMN) y un Electroencefalograma (EEG).

En Neurocenter nos especializamos en la atención neurológica y contamos tanto con la infraestructura como con la red de profesionales que pueden determinar si padeces epilepsia o cuál es la causa de las crisis convulsivas del paciente.

Las crisis epilépticas pueden ser provocadas por diversos factores que debes ser analizados y estudiados a través de un electroencefalograma. Tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención podemos lograr detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que necesitas para tener una vida plena.

Diagnóstico de las crisis convulsivas o epilepsia

Debe realizarse un electroencefalograma (EEG) en todas las personas que presenten alguna crisis convulsiva tan pronto como sea posible, ya que puede ayudarnos a establecer el diagnóstico de epilepsia, a clasificar el tipo de convulsión o de un síndrome epiléptico particular y puede mostrar alteraciones sugerentes de lesión cerebral estructural subyacente.

En torno a un 50% de las personas con epilepsia tiene un primer EEG normal; los EEG seriados en el tiempo (hasta tres) aumentan la sensibilidad hasta el 80- 90% y también son útiles para determinar la evolución de la enfermedad y la eficacia del tratamiento.

A veces, durante la realización del EEG pueden no registrarse episodios ictales, por lo que puede estar indicado la realización de un estudio de EEG con privación de sueño o, aún más sensible, monitorización con vídeo EEG, prueba de referencia para el diagnóstico de epilepsia.

La duración de un vídeo-EEG es variable, de horas a días, y su utilidad se ha demostrado en distintos estudios en mayores, aunque no siempre se tiene acceso a ella. Se pueden utilizar maniobras que puedan provocar las crisis como la hiperventilación y la fotoestimulación.

 

Te podría interesar: ¿Qué revela el electroencefalograma?

Tipos de epilepsia

Síndrome epiléptico: Es un conjunto de signos y síntomas que definen un tipo determinado de epilepsia. Conjunto de entidades que agrupan a pacientes con características clínicas, electroencefalográficas, etiológicas, fisiopatológicas y pronósticas comunes y pueden tener una base Genética.

Status epileptico: Aquella crisis convulsiva cuya duración excede los 30 minutos o bien, varias crisis encadenadas sin recuperación del nivel de conciencia entre ellas. Puede ser convulsivo o no convulsivo (suelen presentarse como alteración del comportamiento o del nivel de conciencia), parcial o generalizado.

Encefalopatía epiléptica: Enfermedad en que se sospecha que las progresivas descargas o anormalidades epileptógenas contribuyen a un progresivo deterioro de la función cerebral, acompañándose de defectos motores y mentales graves.

Tipos de crisis desde el punto de vista clínico

Crisis focales

Crisis Focales sin alteración de la conciencia: Cursan sin alteración del nivel de conciencia. Pueden ser motoras, sensitivas-sensoriales (parestesias, alteraciones visuales, del olfato o audición o del equilibrio), autonómicas (enrojecimiento facial, sudoración, piloerección) o psíquicas (epigastralgia, miedo, sensación de despersonalización). Los síntomas a menudo indican la localización del área cortical donde se origina la descarga.

Crisis focales con alteración de la conciencia. Cursan con alteración del nivel de conciencia. Son frecuentes los automatismos o actos estereotipados involuntarios (chupeteo, movimientos de masticación o deglución, frotamiento de manos o actos más elaborados), y suele existir recuperación gradual, con cuadro confusional postcrítico.

De forma práctica, al alterarse el nivel de alerta, el paciente es incapaz de responder a órdenes verbales o visuales durante la crisis, y no se da cuenta de ella o no la recuerda bien. La mayoría se originan en el lóbulo temporal.

 

Crisis Generalizadas:

 

Ausencias típicas. Breves y repentinos episodios de pérdida de conciencia, con recuperación sin periodo postcrítico.

Ausencias atípicas. Se diferencian de las típicas por menor trastorno de nivel de conciencia, signos motores más evidentes con automatismos y comienzo y final menos bruscos.

Crisis mioclónicas. Sacudidas musculares bruscas, breves y recurrentes; únicas en las que puede no existir pérdida de conocimiento.

Crisis clónicas. Movimientos clónicos rítmicos de las cuatro extremidades, frecuentemente asimétricos e irregulares.

Crisis tónicas. Contracción de breve duración, típica de miembros superiores. 

Crisis tónico-clónicas. Comienza con pérdida de conciencia brusca, a continuación ocurre la fase de contracción tónica de músculos de todo el cuerpo, de segundos de duración, y posteriormente la fase clónica o de movimientos convulsivos, de predominio proximal, finalizando con un período postcrítico con cuadro confusional, de duración variable, flaccidez muscular y en ocasiones relajación esfinteriana. Frecuentemente son secundarias a trastornos metabólicos.

Crisis atónicas. Pérdida brusca de tono muscular postural con caída, fundamentalmente en niños.

¿Existe tratamiento para las epilepsias?

El tratamiento de la epilepsia suele ser mediante fármacos anticonvulsivos, en ocasiones se puede requerir de cirugía como la callosotomía o hemisferectomia. En la encefalopatía epiléptica la terapia de Neurorehabilitación física y Terapia de deglución suelen ser de gran ayuda.