Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Cuándo considerar una electromiografía

La Electromiografía (EMG) es un estudio de neurofisiología que registra la actividad eléctrica de los músculos para poder detectar lesiones a distintos niveles del sistema neuromuscular y podrá ser indicado por un neurólogo cuando existan síntomas de diversos padecimientos neurológicos.

Entre las señales que pueden indicar la necesidad de una electromiografía para realizar un diagnóstico se encuentran:

  • Parestesias.
  • Entumecimiento.
  • Paresia o debilidad muscular.
  • Dolor.
  • Calambres.
  • Fasciculaciones.

En Neurocenter contamos con una robusta red de profesionales y una amplia infraestructura que nos permiten realizar los estudios necesarios para alcanzar un diagnóstico certero y aplicar un tratamiento adecuado.

Ello nos da la certeza de que podemos ayudarte a detener la pérdidas y lograr que empieces a ganar todo aquello que necesitas para tener una vida plena.

¿Qué enfermedades se pueden detectar por electromiografía?

Mediante la inserción de agujas o electrodos de superficie a los músculos que se pretende estudiar, una electromiografía puede evaluar si los patrones neuromusculares son normales o indicativos de lesión a diferentes niveles del sistema neuromuscular.

Para mover un músculo se requieren principalmente 3 cosas: integridad de la neurona motora para que lleve la señal al músculo, integridad de la placa neuromuscular, es decir, la conexión entre la neurona y el músculo; e integridad de la fibra muscular.

Existen distintas enfermedades que se caracterizan por la alteración de una de estas unidades funcionales, tal es el caso de:

  • Afección de la neurona motora en la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)
  • Afección de la placa neuromuscular en la Miastenia gravis
  • Alteración propia del músculo en las distrofias musculares como la distrofia de Duchenne.

Ya que todas estas enfermedades pueden presentarse con debilidad, entre otras manifestaciones, la electromiografía nos ayudará a distinguirlas.

¿Qué estudia la Electromiografía?

La electromiografía consiste en la inserción de un electrodo de aguja en el músculo para evaluar su función. Se registra la actividad eléctrica al momento de la inserción de la aguja, la actividad en reposo y al realizar una contracción parcial y total del músculo.

En muchos casos este estudio se complementa de otro estudio de neurofisiología llamado neuroconducción (velocidades de conducción nerviosa), el cual evalúa la función del nervio Al evaluar el nervio y su músculo, podemos distinguir entre muchísimas enfermedades.

El estudio debe ser realizado por un neurólogo con alta especialidad en neurofisiología, ya que consiste en un estudio mínimamente invasivo que requiere del conocimiento y habilidades de un experto. Es un procedimiento seguro, con un bajo riesgo de complicaciones, tales como dolor, infección o sangrado en el sitio de inserción de la aguja.

Para este tipo de estudio no se requiere de un ayuno previo. Es un estudio mínimamente invasivo por la colocación de las agujas que son estériles por lo cual no hay riesgo de contraer infecciones. Se requiere que acuda con ropa cómoda y que permita el acceso a los músculos a estudiar como camisa de manga corta o tirantes y shorts. Mencionar si tiene enfermedades que afecten la coagulación sanguínea como la hemofilia. No colocarse cremas ni lociones en la piel.

El estudio suele durar como mínimo 30 minutos, pero dependiendo la zona de músculos a estudiar se puede ampliar el tiempo.

¿Es doloroso el procedimiento de la electromiografía?

Como se ha mencionado para el estudio se requiere la colocación de agujas, puede resultar un poco incómodo, pero cada cuerpo es diferente y dependiendo del umbral del dolor de la persona es como se percibirá la incomodidad.

La electromiografía es un procedimiento de riesgo bajo y es raro que existan complicaciones. Sin embargo puede llegar a ocurrir hemorragia, infección o lesión nerviosa en la zona de inserción de la aguja.

Como es un estudio que aplica corriente eléctrica está contraindicado de manera relativa en pacientes que utilicen marcapasos, también en pacientes que tienen trastornos de coagulación y utilizan medicamentos anticoagulantes.

Te podría interesar: ¿Qué enfermedades se detectan con la electromiografía?

¿Qué resultados son considerados como normales?

El tejido muscular en reposo es eléctricamente inactivo. Después de la actividad eléctrica causada por la inserción de las agujas, el electromiógrafo no debe detectar ninguna actividad anormal espontánea (es decir, un músculo en reposo debe estar eléctricamente silencioso, con la excepción del área de la unión neuromuscular, que en circunstancias normales, se activa muy espontáneamente). 

Cuando el músculo se contrae voluntariamente, los potenciales de acción comienzan a aparecer. Como la fuerza de la contracción muscular aumenta, más y más fibras musculares producen potenciales de acción. Cuando el músculo se contrae completamente, deben aparecer un grupo desordenado de potenciales de acción de tasas y amplitudes variables.

¿Qué resultados se consideran anormales?

Las neuropatías se definen desde los siguientes resultados de la EMG:

  • Un potencial de acción que es dos veces normal debido a un creciente número de fibras por unidad motora debido a la reinervación de fibras denervadas.
  • Un incremento en la duración del potencial de acción.
  • Una disminución de las unidades motoras en el músculo (utilizando técnicas de estimación numérica de unidades motoras).

Miopatías se definen por las siguientes características d lal EMG:

  • Disminución de la duración del potencial de acción.
  • Una reducción en el área y la amplitud del radio del potencial de acción.
  • Una disminución en el número de unidades motoras en el músculo.

Junto a los resultados de la electromiografía y la historia clínica con la exploración física el neurólogo puede dictaminar un diagnóstico específico, pero en ocasiones requiere de otros estudios complementarios como la resonancia magnética, estudios histopatológicos por biopsia o estudios moleculares genéticos para poder llegar a un diagnóstico certero y de esta manera poder implementar el tratamiento adecuada ya sea farmacológico o mediante terapias de neurorehabilitación.