Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿La radiculopatía es una discapacidad?

La radiculopatía se refiere a una condición médica causada por la compresión, inflamación o lesión de una raíz nerviosa de la columna vertebral. Esta condición puede llevar a síntomas como dolor, debilidad, entumecimiento o dificultad para controlar ciertos músculos. Estos síntomas pueden variar en intensidad y pueden afectar diferentes partes del cuerpo, dependiendo de la ubicación de la raíz nerviosa afectada.

Cuando se plantea si la radiculopatía se considera una discapacidad, es importante considerar que el término «discapacidad» puede tener diferentes interpretaciones dependiendo del contexto en el que se utilice. En términos generales, una discapacidad es cualquier condición que limita las actividades cotidianas de una persona o su capacidad para participar en aspectos de la vida cotidiana.

En el contexto legal o médico, la consideración de la radiculopatía como una discapacidad dependerá de la gravedad de los síntomas y el impacto que estos tienen en la capacidad de la persona para realizar actividades diarias o laborales. En algunos casos, si la radiculopatía limita significativamente la capacidad de una persona para trabajar o llevar a cabo actividades de la vida diaria, podría ser considerada como una discapacidad bajo ciertas leyes y regulaciones, permitiendo a la persona acceder a ciertos beneficios o adaptaciones.

Es fundamental que la evaluación de la discapacidad se realice de manera individualizada, teniendo en cuenta no solo la presencia de la radiculopatía sino también la manera en que los síntomas afectan específicamente a la persona en cuestión. Un profesional de la salud, como un médico o un neurólogo, junto con especialistas en rehabilitación, pueden realizar una evaluación comprensiva para determinar el impacto de la radiculopatía en la vida de la persona y su posible clasificación como discapacidad.

¿Qué es la radiculopatía?

La radiculopatía es causada por un nervio pinzado en la columna. Más específicamente, ocurre cuando una de las raíces nerviosas (donde los nervios se unen a la columna vertebral) se comprime o irrita. Es posible que se le conozca como radiculitis. 

La radiculopatía hará que el área alrededor del nervio pinzado sienta dolor, entumecimiento u hormigueo. Dependiendo de en qué parte de la columna se encuentre el nervio pinzado, el especialista clasificará la radiculopatía en uno de tres tipos:

  • Radiculopatía cervical (cuello)
  • Radiculopatía torácica (parte media superior de la espalda)
  • Radiculopatía lumbar (espalda baja)

 Por lo general, mejorar la postura, los medicamentos de venta libre o los ejercicios de fisioterapia en el hogar son los únicos tratamientos que se necesitarán para aliviar los síntomas de la radiculopatía. De hecho, algunos casos de radiculopatía mejoran sin ningún tratamiento.

La determinación de si la radiculopatía constituye una discapacidad depende de varios factores, incluyendo la gravedad de los síntomas, la capacidad del individuo para realizar tareas laborales o actividades cotidianas, y la opinión de los profesionales de la salud. En algunos casos, las personas con radiculopatía pueden calificar para beneficios de discapacidad, como licencia médica o asistencia laboral, dependiendo de las leyes y regulaciones locales.

¿Cuáles son los síntomas de una radiculopatía?

Los síntomas de la radiculopatía incluyen:

  • Dolor en el área alrededor del nervio afectado
  • Hormigueo
  • Entumecimiento
  • Debilidad muscular

El lugar donde experimente los síntomas depende del tipo de radiculopatía que tenga.

  • Radiculopatía cervical.

Es posible que se tenga dolor y otros síntomas dentro y alrededor del cuello, pero estos síntomas también pueden irradiarse (extenderse) a los brazos y las manos.

  • Radiculopatía torácica.

Es probable que se sienta dolor dentro y alrededor del pecho, incluso al inhalar y exhalar.

  • Radiculopatía lumbar.

El dolor o entumecimiento en la parte baja de la espalda puede extenderse a las piernas.

Algunos síntomas de radiculopatía son similares a otros problemas mucho más graves. No ignore el dolor en el pecho, la dificultad para respirar o el entumecimiento en las extremidades. Hable con su proveedor de atención médica tan pronto como note estos síntomas.

¿Cuáles son las causas de una radiculopatía?

Cualquier cosa que comprime o irrita las raíces de los nervios espinales puede causar radiculopatía, que incluye:

  • Traumatismos como caídas o accidentes automovilísticos
  • Espolones óseos que crecen en una de las vértebras
  • Una hernia de disco (también conocida como disco deslizado, roto o abultado)

También puede desarrollar radiculopatía sin otra causa directa que el envejecimiento. A medida que envejecemos, los huesos y los discos de la columna pierden su forma y flexibilidad. Esta degeneración y debilitamiento natural puede hacer que la columna se mueva lo suficiente como para pellizcar un nervio.

¿Cómo se trata la radiculopatía?

El tratamiento depende del tipo de radiculopatía que el paciente tenga (lugar en donde se encuentra el nervio pinzado a lo largo de la columna) y de la gravedad de los síntomas. Algunas personas nunca necesitan un tratamiento formal si sus síntomas mejoran por sí solos en unos días o semanas. 

Si necesita tratamiento, este podría incluir algunos o todos los siguientes:

  • Hielo o calor.

El especialista indicará con qué frecuencia se aplicará hielo o calor en la espalda para reducir la hinchazón o relajar los músculos tensos.

  • Ajustar su postura o fisioterapia.

Los estiramientos y ejercicios dirigidos al área alrededor de la columna pueden ayudar a aliviar la presión sobre los nervios y mejorar el dolor. Mejorar su postura general puede ayudar a reducir la tensión en la columna y aliviar los síntomas. El especialista o fisioterapeuta le aconsejará qué tipos de ejercicios son mejores para el tipo de radiculopatía que tiene.

 ¿Cómo se diagnostica la radiculopatía?

El especialista diagnosticará la radiculopatía con un examen físico y pruebas de imágenes. Se examinará su espalda y columna, se hablarán sobre los síntomas y preguntarán sobre las diferentes sensaciones que el paciente siente. 

Probablemente se necesitarán al menos una de varias pruebas de imágenes, que incluyen:

  • Radiografía.

Puede mostrar un estrechamiento y un cambio en la alineación de la médula espinal, así como cualquier fractura de la columna.

  • Tomografía computarizada (TC).

Muestra imágenes en 3D y más detalles de la columna vertebral que una radiografía.

  • Imágenes por resonancia magnética (MRI).

Puede mostrar si el daño a los tejidos blandos está causando la compresión del nervio. También mostrará cualquier daño a la médula espinal.

  • Electromiografía (EMG).

Mide los impulsos eléctricos en los músculos. Esto puede ayudar a determinar si un nervio está funcionando como debería. Esto ayuda al especialista a saber si sus síntomas son causados por la presión sobre las raíces de los nervios espinales o si otra afección (como la diabetes) dañó los nervios.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes