Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué puede alterar una electromiografía?

La electromiografía es una valiosa herramienta médica que se utiliza para evaluar el funcionamiento del sistema nervioso y los músculos. Esta prueba no sólo es relevante para diagnosticar problemas neuromusculares, sino que también es fundamental para entender las diferentes enfermedades que pueden afectar el sistema nervioso.

Enfermedades del sistema nervioso: Una visión general

Para entender cómo funciona una electromiografía y por qué es importante, es fundamental conocer las distintas enfermedades que pueden afectar el sistema nervioso. En términos generales, las enfermedades neurológicas pueden dividirse en tres categorías principales:

  • Enfermedades del sistema nervioso central:

Estas afectan al cerebro y la médula espinal. Ejemplos de enfermedades del SNC incluyen el Alzheimer, el Parkinson y la esclerosis múltiple.

  • Enfermedades del sistema nervioso periférico:

Estas afectan los nervios fuera del cerebro y la médula espinal. Algunas enfermedades periféricas comunes son la neuropatía diabética, la neuropatía periférica y el síndrome del túnel carpiano.

  • Enfermedades musculares:

Estas enfermedades afectan los músculos directamente. Ejemplos notables incluyen la distrofia muscular, la miastenia gravis y la atrofia muscular espinal.

Cada una de estas categorías presenta una serie de trastornos específicos que pueden variar en gravedad y síntomas. La EMG se utiliza para identificar y diagnosticar una amplia gama de problemas dentro de estas categorías, ya que permite evaluar la función del sistema nervioso y los músculos con gran detalle.

¿Qué es una electromiografía?

La electromiografía, o EMG, es una técnica médica que permite medir la actividad eléctrica de los músculos y los nervios. La prueba se realiza utilizando un electromiógrafo, un dispositivo que registra la actividad eléctrica generada por las células musculares y nerviosas. 

  • Cómo se realiza:

Durante una EMG, un profesional de la salud coloca electrodos en la piel sobre el músculo que se va a estudiar. Estos electrodos registran la actividad eléctrica del músculo cuando está en reposo y cuando se contrae.

  • Tipos de EMG:

Existen dos tipos principales de EMG: la electromiografía de aguja y la electromiografía de superficie. La primera implica la inserción de una aguja en el músculo para medir la actividad eléctrica de forma más precisa, mientras que la segunda utiliza electrodos de superficie para registrar la actividad eléctrica a través de la piel.

  • ¿Duele?:

Uno de los temores más comunes en torno a la EMG es si la prueba es dolorosa. La respuesta es que, en general, puede ser un poco incómoda, pero no suele ser dolorosa. Los pacientes pueden sentir una ligera presión y una sensación de pinchazo cuando se inserta la aguja en el músculo, pero es tolerable.

  • Aplicaciones:

La EMG se utiliza para diagnosticar una variedad de afecciones, desde trastornos neuromusculares hasta daño en los nervios. Los resultados de la EMG ayudan a los médicos a determinar si un problema es de origen muscular o nervioso y a planificar un tratamiento adecuado.

  • Lo que se puede observar:

La EMG proporciona información sobre la actividad eléctrica en los músculos y nervios. Los resultados pueden mostrar si un músculo está debilitado, hiperactivo o presenta signos de daño nervioso. Esta información es esencial para el diagnóstico y el seguimiento de enfermedades neuromusculares.

Pruebas de conducción nerviosa: Complemento importante de la EMG

Además de la electromiografía, las pruebas de conducción nerviosa (PCN) son una herramienta valiosa en la evaluación de trastornos neuromusculares. Las PCN se utilizan para medir la velocidad de conducción de una señal eléctrica a lo largo de un nervio y la respuesta muscular a esa señal. Aquí está una descripción detallada de las pruebas de conducción nerviosa:

  • Cómo se realizan:

Durante una PCN, se aplican electrodos en la piel sobre el nervio en cuestión. Luego, se envían impulsos eléctricos al nervio y se registra la velocidad con la que se propaga la señal eléctrica.

  • ¿Qué pueden revelar?:

Las PCN pueden proporcionar información sobre la integridad del nervio y su capacidad para transmitir señales eléctricas. Si un nervio está dañado o comprimido, la velocidad de conducción nerviosa puede disminuir.

  • Diagnóstico y seguimiento:

Al igual que con la EMG, las PCN son una herramienta valiosa para diagnosticar enfermedades neuromusculares y evaluar su progresión. Se utilizan comúnmente en el diagnóstico de trastornos como el síndrome del túnel carpiano y la neuropatía periférica.

Importancia de la EMG y las PCN

La electromiografía y las pruebas de conducción nerviosa son herramientas esenciales para el diagnóstico y la gestión de enfermedades neuromusculares y nerviosas. Estas pruebas proporcionan información crucial que ayuda a los médicos a identificar problemas, determinar la gravedad de las afecciones y planificar un tratamiento adecuado. Desde enfermedades del sistema nervioso central hasta trastornos musculares, la EMG y las PCN desempeñan un papel fundamental en la atención médica.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes