Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué es somatosensorial?

Los potenciales evocados somatosensoriales (PES) son una herramienta crucial en la evaluación neurológica, proporcionando información valiosa sobre la funcionalidad de las vías nerviosas que transmiten información sensorial desde el cuerpo hasta el cerebro. 

¿Qué es la vía somatosensorial?

La vía somatosensorial es el sistema responsable de transmitir sensaciones desde la piel y los músculos hacia el cerebro. Este sistema permite que el cuerpo perciba y responda a estímulos como el tacto, la temperatura, el dolor y la posición de las articulaciones (también conocido como propiocepción).

La vía somatosensorial se compone de distintos receptores, que son terminaciones nerviosas que captan distintas señales que después son enviadas al cerebro, de tal modo que nos podamos comunicar e interactuar con el medio que nos rodea. 

Estos receptores se encuentran en la piel, músculos, y articulaciones:

  • Mecanorreceptores: Detectan tacto, presión y vibración.
  • Termorreceptores: Detectan cambios de temperatura.
  • Nociceptores: Detectan estímulos dolorosos.
  • Propioceptores: Detectan la posición y movimiento de las articulaciones.

Una vez que los receptores captan la señal, ésta se envía primero a los nervios periféricos para posteriormente enviarla al sistema nervioso central. Primero llegan a la médula espinal que funciona como una autopista para las señales nerviosas, dirigiendo la información hacia el cerebro, mediante “tractos” hasta zonas muy específicas del cerebro:

  • Tracto Espinotalámico:

Transmite sensaciones de dolor y temperatura.

  • Columnas Dorsales (lemnisco medial):

Transmiten sensaciones de tacto fino y propiocepción.

  • Tálamo:

Sirve como estación de relevo, procesando y enviando la información sensorial a las áreas adecuadas del cerebro.

  • Corteza Somatosensorial:

Ubicada en el lóbulo parietal del cerebro, esta área es responsable de interpretar las señales sensoriales y convertirlas en percepciones conscientes.

Funciones de la vía somatosensorial

  • Permite sentir texturas y fuerzas aplicadas sobre la piel.
  • Alerta al cuerpo sobre posibles daños o cambios en el entorno.
  • Ayuda a mantener el equilibrio y coordinar los movimientos.
  • Combina diferentes tipos de información sensorial para crear una imagen coherente del entorno.

¿Qué pasa si se daña la vía somatosensorial?

Una lesión en cualquier parte de la vía somatosensorial puede tener efectos devastadores sobre la capacidad sensorial del individuo. Dependiendo de la ubicación y severidad de la lesión, los síntomas pueden variar significativamente.

¿Qué síntomas pueden presentar los pacientes?

  • Pérdida de sensibilidad:

Reducción o ausencia de la capacidad para sentir tacto, dolor o temperatura.

  • Parestesias:

Sensaciones anormales como hormigueo o ardor.

  • Dolor neuropático:

Dolor crónico resultante de daño nervioso.

  • Ataxia sensorial:

Problemas de coordinación y equilibrio debido a la pérdida de propiocepción.

¿Cómo se evalúan las lesiones en la vía somatosensorial?

Para evaluar las lesiones en la vía somatosensorial, los médicos utilizan diversas técnicas:

  • Examen neurológico:

Evaluación clínica de la sensibilidad táctil, dolorosa y de temperatura.

  • Electroneurografía (ENG):

Mide la velocidad de conducción de los nervios periféricos.

  • Resonancia Magnética (RM):

Proporciona imágenes detalladas del cerebro y la médula espinal.

  • Potenciales Evocados Somatosensoriales (PES):

Miden la respuesta del cerebro a estímulos sensoriales.

¿Qué son los potenciales evocados?

Los potenciales evocados son respuestas eléctricas generadas por el sistema nervioso en respuesta a estímulos específicos. Se utilizan para evaluar la funcionalidad de las vías sensoriales y motoras.

Los potenciales evocados somatosensoriales específicamente evalúan la vía somatosensorial, es decir, estudian cada tramo desde los nervios periféricos hasta la corteza cerebral, de tal modo que se pueda determinar el sitio de la lesión.

Los potenciales evocados son particularmente útiles para:

  • Diagnosticar y monitorear enfermedades neurológicas.
  • Evaluar la integridad de las vías sensoriales.
  • Determinar el sitio de una lesión.
  • Monitoreo intraoperatorio durante cirugías que puedan afectar la médula espinal o el cerebro.

¿Cómo se realiza la prueba?

  • Preparación:

El procedimiento se realiza con el paciente sentado o acostado cómodamente. Se colocan electrodos en el cuero cabelludo y en otras partes del cuerpo, dependiendo del estímulo que se va a aplicar.

  • Aplicación del estímulo:

Se aplican pequeños estímulos eléctricos a los nervios periféricos, generalmente en las muñecas o los tobillos.

  • Registro de las respuestas:

Los electrodos recogen las respuestas eléctricas generadas por el sistema nervioso en respuesta a los estímulos.

  • Análisis:

Las respuestas se analizan para evaluar la funcionalidad de las vías somatosensoriales. Los datos se analizan para identificar anomalías en la transmisión de señales.

¿El procedimiento duele?

El procedimiento de los PES es generalmente indoloro. Los estímulos eléctricos pueden causar una sensación de hormigueo, pero no deben ser dolorosos. La mayoría de los pacientes toleran bien el procedimiento.

Además, los PES se realizan en clínicas neurológicas o laboratorios de neurofisiología, que son centros especializados. Contando con personal especializado en neurología y equipos adecuados para llevar a cabo el procedimiento.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes