Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué es la radiculitis y cómo se diagnostica?

El término correcto para la «radiculitis» es radiculopatía y es una afección médica donde se tiene una compresión de nervios y afecta a las raíces nerviosas, causando síntomas dolorosos y a menudo debilitantes. Este trastorno, que puede surgir en cualquier parte de la columna vertebral, genera una serie de síntomas que pueden variar en gravedad y duración. 

¿Qué es la radiculopatía?

La radiculopatía se refiere a cualquier condición médica que afecta las raíces nerviosas de la columna vertebral. Estas raíces nerviosas emergen de la médula espinal y viajan a través de los espacios entre las vértebras de la columna vertebral. Cuando estas raíces nerviosas se comprimen, inflaman o dañan, puede resultar en síntomas irritativos como dolor y disfunción nerviosa en áreas específicas del cuerpo.

Síntomas Principales

Los síntomas de la radiculopatía pueden variar dependiendo de la ubicación y la gravedad de la afectación nerviosa. Siendo desde ser en cuello, hasta espalda baja;pasando por síntomas en manos y pies Sin embargo, algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Dolor:

El dolor es el síntoma principal de la radiculopatía. Puede manifestarse como dolor agudo, punzante o constante que irradia desde la columna vertebral hasta el área afectada del cuerpo, como el cuello, los hombros, los brazos, la espalda baja o las piernas.

  • Hormigueo y entumecimiento:

Muchos pacientes experimentan sensaciones de hormigueo, entumecimiento o debilidad en el área afectada. Esto puede deberse a la interrupción de la función nerviosa normal causada por la compresión o irritación de las raíces nerviosas.

  • Debilidad muscular:

La radiculopatía también puede provocar debilidad muscular en el área afectada. Los músculos controlados por los nervios comprimidos pueden volverse menos sensibles o perder parte de su fuerza y ​​tono normales.

  • Disminución de los reflejos:

En algunos casos, la radiculopatía puede causar una disminución en los reflejos involuntarios, lo que puede ser un indicador adicional de daño nervioso.

Es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden empeorar con la actividad física, la tos o los estornudos, ya que aumentan la presión sobre las raíces nerviosas afectadas.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El diagnóstico preciso de la radiculopatía requiere una evaluación médica completa, que puede incluir varias etapas:

  • Historia clínica:

El médico recopilará información detallada sobre los síntomas del paciente, incluida la ubicación, la duración y la gravedad del dolor, así como cualquier factor desencadenante que pueda estar presente.

  • Examen físico:

Durante el examen físico, el médico puede realizar pruebas de sensibilidad, fuerza muscular y reflejos para evaluar la función nerviosa en el área afectada.

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes:

Las pruebas de diagnóstico por imágenes, como radiografías, resonancias magnéticas (RM) o tomografías computarizadas (TC), pueden proporcionar imágenes detalladas de la columna vertebral y las estructuras circundantes, lo que ayuda a identificar cualquier anormalidad, como hernias discales o estenosis espinal, que pueda estar causando la compresión nerviosa.

  • Estudios de conducción nerviosa:

En algunos casos, se pueden realizar estudios de conducción nerviosa como la electromiografía para evaluar la velocidad y la eficiencia con la que los nervios transmiten señales eléctricas, lo que puede ayudar a diagnosticar la radiculopatía y determinar su gravedad.

¿Cómo se trata la radiculopatía?

El tratamiento de la radiculopatía generalmente depende de la causa subyacente y la gravedad de los síntomas. Las opciones de tratamiento pueden incluir:

  • Medicamentos:

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno o el naproxeno, pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor asociado con la radiculopatía. En casos de dolor severo, los medicamentos opioides pueden recetarse por períodos cortos.

  • Terapia física:

La terapia física puede ser beneficiosa para fortalecer los músculos circundantes, mejorar la flexibilidad y reducir la presión sobre las raíces nerviosas afectadas. Los ejercicios específicos de estiramiento y fortalecimiento pueden ayudar a mejorar la función y aliviar los síntomas a largo plazo.

  • Inyecciones epidurales de esteroides:

En algunos casos, se pueden administrar inyecciones de esteroides directamente en el espacio epidural alrededor de la médula espinal para reducir la inflamación y aliviar el dolor.

  • Cirugía:

Cuando otros tratamientos no proporcionan alivio adecuado o cuando hay signos de daño nervioso progresivo, la cirugía puede ser necesaria para aliviar la presión sobre las raíces nerviosas. Las opciones quirúrgicas pueden incluir la descompresión del nervio, la fusión espinal o la extracción de hernias discales.

Cuándo Consultar a un Médico

Es importante buscar atención médica si experimentas síntomas de radiculopatía que interfieren con tu capacidad para realizar actividades diarias o afectan tu calidad de vida. Además, debes buscar atención médica de emergencia si experimentas:

  • Dolor intenso e incapacitante en el cuello, la espalda o las extremidades.
  • Pérdida repentina de control de la vejiga o los intestinos.
  • Debilidad severa en los brazos o las piernas.
  • Problemas de equilibrio o coordinación.

En resumen, la radiculopatía es una afección dolorosa que afecta las raíces nerviosas en toda la extensión de la columna vertebral, causando una variedad de síntomas que pueden afectar la calidad de vida de un individuo. El diagnóstico y tratamiento oportuno son fundamentales para controlarlos.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes