Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Prueba de Potenciales evocados en las extremidades

La prueba de potenciales evocados es una prueba neurofisiológica que evalúa las respuestas del sistema nervioso a diferentes estímulos que pueden ser auditivos, visuales o sensoriales.

Pueden ayudar a encontrar lesiones nerviosas en la vía que se estudia y a definir el tipo de lesión y su causa. Cuando se sospecha de una enfermedad que afecta la sensibilidad y movilidad de las extremidades, se realizan los potenciales evocados somatosensoriales o motores que estudian las fibras nerviosas que van desde manos y pies hasta el cerebro.

¿Cuándo deben realizarse?

Los potenciales evocados deben solicitarse cuando se sospecha de un trastorno neurológico causado por daño en las fibras nerviosas. Algunos de los síntomas de lesión nerviosa pueden ser parestesias o sensación de hormigueo o adormecimiento en las extremidades o debilidad e incapacidad para realizar movimientos.

Un ejemplo típico en donde los potenciales evocados son de vital importancia es la esclerosis múltiple en donde la mielina, una que recubre a los nervios y facilita la conducción nerviosa de forma rápida,  se encuentra afectada y las ondas registran un tiempo de respuesta retardado. La prueba de potenciales evocados puede ayudar en el diagnóstico si se confirma que dos vías diferentes se encuentran afectadas y su diagnóstico se complementa con un estudio de imagen. 

Es importante recalcar que en caso de que sospeche una lesión nerviosa de las extremidades, primero se debe de acudir a una consulta neurológica y la prueba de potenciales evocados se puede llegar a solicitar si el médico considera que brindará información importante para determinar el diagnóstico, la causa o el tratamiento.

En la consulta, se deberá realizar una exploración física completa, tomando especial atención a las pruebas de fuerza y sensibilidad que exploran la capacidad de sentir vibración, dolor y temperatura comparando ambas piernas y ambos brazos. Una vez identificada la probable lesión, se solicitan los potenciales evocados para confirmar los hallazgos si la exploración no es concluyente.

¿Cómo se realiza la prueba?

Debido a que el sistema nervioso funciona a través de vías que se conectan por señales eléctricas, éstas pueden ser registradas y medidas por electrodos. Cuando se realiza la prueba,  se solicita al paciente que se mantenga inmóvil en una silla o camilla y se colocan electrodos en la piel cabelluda y en algunos puntos de las manos y pies. 

El médico que lleva a cabo el estudio induce un estímulo sensorial a través de pequeñas descargas eléctricas lo cual produce cambios en el potencial eléctrico de las fibras nerviosas que comprenden la vía en estudio, esto puede ser a nivel periférico, en las raíces nerviosas, en la médula espinal o en el cerebro y los cambios pueden observarse en el electroencefalograma, el cual arroja una tira de papel trazos lineales en forma de ondas que se traducen a la información recibida por el cerebro

La prueba no causa dolor, pero pudiera resultar incómoda para algunas personas, sin embargo se trata de una prueba segura. Antes del estudio no se deben de utilizar productos en el cuero cabelludo que puedan ocasionar interferencia, se recomienda el uso de ropa cómoda y reportar el médico los medicamentos que se encuentre utilizando. La duración aproximada es de una hora y posterior a la prueba, la persona puede reincorporarse a sus actividades sin ningún problema.