Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Preguntas frecuentes sobre el electroencefalograma (EEG)

Un electroencefalograma es un estudio que permite explorar la actividad eléctrica del cerebro y evaluar el correcto funcionamiento del mismo. Con este mecanismo se pueden detectar diversos padecimientos neurológicos, desde trastornos del sueño hasta epilepsia.

Para la realización de este estudio se utilizan electrodos colocados sobre el cuero cabelludo. Las neuronas cerebrales se comunican a través de impulsos eléctricos y están activas todo el tiempo, incluso mientras duermes. Esta actividad se manifiesta como líneas onduladas en un registro electroencefalográfico.

En Neurocenter nos especializamos en atención neurológica, y como parte de nuestros servicios multidisciplinarios e integrales queremos responderte algunas de las preguntas más comunes que surgen acerca de este estudio que realizamos en nuestras instalaciones.

Tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención, nuestra constante búsqueda de innovación y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

¿Cómo se realiza un Electroencefalograma?

Se colocan diversos electrodos de superficie que son adheridos al cuero cabelludo por gel conductor. Se posicionan en diferentes partes, por la que la derivación o canal de registro mide la diferencia de voltaje entre dos electrodos. 

Hay dos tipos básicos de montajes: 

  • Bipolar (transversal y longitudinal) que registra la diferencia de voltaje entre dos electrodos
  • Monopolar (o referencial)que registra la diferencia de potencial entre un electrodo ubicado en un área sin actividad o neutra. El uso de electrodos permite estudiar a detalle áreas cerebrales.                                                    

Se buscará que el paciente se encuentre relajado, en un ambiente de semipenumbra y con ojos cerrados. Deberá conciliar el sueño para dormir lo habitual. No es necesario suspender medicación previa, aunque sí es necesaria la suspensión de la medicación antiepiléptica para poder registrar la crisis en el estudio.

La duración estándar de un EEG es de 30 minutos que incluye fotoestimulación intermitente e hiperventilación, que son técnicas dirigidas a provocar o intensificar la aparición de las anomalías en la actividad cerebral:

¿Cuándo es necesario realizar un electroencefalograma?

Los momentos en los cuales el electroencefalograma está indicado es fundamentalmente en:

  • Cuadros neurológicos paroxísticos
  • Alteraciones del nivel de conciencia
  • Deterioro de funciones superiores
  • Evaluación de la maduración cerebral en recién nacidos y prematuros.

Un electroencefalograma también puede ser útil para diagnosticar lo siguiente:

  • Tumores cerebrales
  • Daños cerebrales por lesiones en la cabeza
  • Disfunciones cerebrales que pueden tener diversas causas (encefalopatía)
  • Inflamación del cerebro (encefalitis herpética)
  • Accidente cerebrovascular
  • Trastornos del sueño
  • Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob                                                                                                    

Es una técnica inocua, y no invasiva al momento de generar un registro en el sistema. Su costo es bajo en comparación con otros estudios neurofisiológicos y es rápida. Hasta la fecha, sigue siendo de gran utilidad en el campo de la medicina.

¿Los EEG son seguros para los niños?

La mayoría de los procedimientos médicos conllevan cierto riesgo, pero los EEG, que se han utilizado durante casi un siglo, son muy seguros. Los electrodos colocados sobre la piel son pasivos y solo registran la actividad; no estimulan el cerebro ni presentan riesgo de shock. Los EEG requieren que el niño esté quieto y tranquilo, lo que puede ser todo un desafío, pero el EEG no causa dolor en ningún momento.

Es posible que un niño deba realizarse un EEG para encontrar evidencia acerca de:

  • Convulsiones y epilepsia
  • Movimientos anormales
  • Cambios de comportamiento
  • Pérdida de hitos del desarrollo
  • Trastornos del sueño de causa desconocida
  • Episodios de ausencia o de pérdida del conocimiento

¿Cómo prepararse para un EEG?

Conviene que el cabello esté recién lavado y seco, utilizar el shampoo habitual y no aplicar acondicionadores, ni fijadores ni otros productos.

No es necesario ni conveniente que el paciente se presente en ayunas, a menos que el especialista indique lo contrario, tampoco es necesario suspender su medicación habitual.

Es deseable que los niños menores de 5 años se duerman durante la prueba, porque colaborarán mejor y porque la prueba nos dará mucha más información. También en niños mayores es frecuente querer registrar la actividad cerebral durante el sueño.

Para facilitar que se duerma durante la prueba es aconsejable que las 24-48 horas previas no beba ni coma nada que contenga cafeína, té, bebidas energizantes u otros productos que le ayuden a mantenerse despierto.

¿Qué sucede después de un EEG?

Es posible que el paciente necesite un lavado de cabello cuando vuelva a casa para eliminar los restos de la pasta utilizada para colocar los electrodos, pero puede volver a su rutina normal inmediatamente después de realizarse un EEG.

Un neurólogo o neuropediatra leerá e interpretará el EEG y analizará los resultados con el médico de cabecera del paciente para dar seguimiento y tratamiento adecuado en caso de ser necesario.