Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Potenciales evocados visuales y auditivos

Dentro de la rama de la neurofisiología existen diversos estudios neurológicos que ayudan a los especialistas a alcanzar un diagnóstico certero y ofrecer el tratamiento adecuado para distintas enfermedades neurológicas. Uno de ellos son los potenciales evocados visuales y auditivos.

En Neurocenter contamos con el equipo especializado y personal capacitado para la realización de potenciales evocados, como parte de nuestro servicio de atención integral y multidisciplinaria.

Nuestra robusta red de profesionales cuenta con las herramientas necesarias para brindar un diagnóstico y tratamientos en el mismo sitio en donde brindan su consulta neurológica.

Tenemos la certeza de que podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar fuerza, a hilar palabras, a dar pasos, a hacer guiños, a pasar bocados, a adquirir firmeza, confianza y todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

¿Qué son los potenciales evocados?

Un potencial evocado es la respuesta que se obtiene del sistema nervioso central o  periférico ante un estímulo externo ya sea visual o auditivo. Los potenciales junto con el electroencefalograma hacen una importante contribución en la neurología ya que nos ayudan a determinar la funcionalidad cerebral.

Este examen neurológico hace una importante aportación en el diagnóstico de lesiones que son de difícil diagnóstico mediante otros métodos.

En ocasiones, existen alteraciones en las vías neuronales que aun no muestran sintomatología y los potenciales evocados ayudan al diagnóstico precoz de enfermedades que pueden ser tratables y abordarlas con urgencia. 

En la clínica se utilizan 3 tipos de potenciales evocados diferentes: Potenciales evocados visuales, potenciales evocados auditivos y potenciales evocados somato-sensoriales.

Potenciales evocados visuales 

Para la realización de este tipo de potenciales se utilizan dos estímulos para desencadenar el potencial visual: La luz intermitente y el patrón reversible mediante una pantalla de televisión que muestra un tablero de ajedrez. Generalmente el patrón reversible es más sensible a cambios mínimos en la visión que la luz intermitente la cual es más útil cuando existe un compromiso visual importante.  

Deben explorarse los dos ojos simultáneamente y cada ojo por separado. Los resultados se registran en forma de ondas las cuales tienen una amplitud, latencia y morfología. La amplitud de la onda está asociada a la función de la agudeza visual, los pacientes con cataratas, por ejemplo, mostraron una baja amplitud en sus ondas y pacientes con epilepsia fotosensible mostraron una amplitud exagerada.

Un aumento en la latencia de las ondas se puede observar en las enfermedades desmielinizantes. En cambio un retraso en la latencia se presenta en enfermedades como la ataxia de Friedrich y neuritis ópticas.

La corea de Huntington, anemia perniciosa adrenoleucodistrofias, sarcoidosis y enfermedad de Parkinson producen alteraciones significativas en la morfología de las ondas.

Potenciales evocados auditivos de tallo cerebral

Los potenciales evocados auditivos son de gran utilidad en lesiones de oído y en desórdenes neurológicos que comprenden el tallo cerebral. Son una valiosa técnica de apoyo diagnóstico y tratamiento audiológico, sin embargo, es importante considerar que por sí solos no constituyen una herramienta de diagnóstico si no que deben ser utilizados en conjunto con otros estudios como el electroencefalograma o la resonancia magnética 

Éste estudio es útil para explorar la integridad de la vía auditiva. Se utiliza un estimulo auditivo de un click en el oído examinado distrayendo al oído contralateral con otro tipo de tono. 

El estudio esta constituido por 6 tipos de ondas cada una representando una parte especifica de la vía auditiva. Las lesiones del oído medio e interno prolongan la latencia de la onda 1 y las subsiguientes. Los tumores pueden generar una onda 1 normal pero con las ondas subsiguientes con una latencia prolongada.

Deben explorarse los dos ojos simultáneamente y cada ojo por separado. Los resultados se registran en forma de ondas las cuales tienen una amplitud, latencia y morfología. La amplitud de la onda está asociada a la función de la agudeza visual, los pacientes con cataratas, por ejemplo, mostraron una baja amplitud en sus ondas y pacientes con epilepsia fotosensible mostraron una amplitud exagerada.

Un aumento en la latencia de las ondas se puede observar en las enfermedades desmielinizantes. En cambio un retraso en la latencia se presenta en enfermedades como la ataxia de Friedrich y neuritis ópticas.

La corea de Huntington, anemia perniciosa adrenoleucodistrofias, sarcoidosis y enfermedad de Parkinson producen alteraciones significativas en la morfología de las ondas.