Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Quiénes necesitan potenciales evocados auditivos?

Son un método cualitativo y cuantitativo de registro de la actividad generada por el sistema nervioso auditivo central en el tronco como respuesta a la estimulación acústica.

Consiste en la estimulación de la vía auditiva mediante un clic (estimula la mayor parte de la cóclea, sobre todo las zonas con frecuencia superior a 1.500Hz). Este estímulo mecánico transforma al órgano de Corti en un estímulo eléctrico que recorre la vía auditiva hasta alcanzar la corteza cerebral.

Desde que se estimula el órgano de Corti hasta la llegada de la información al córtex transcurren aproximadamente 300ms, y este período se denomina latencia.

Sirven para recoger la actividad eléctrica que se desencadena como respuesta a un estímulo sonoro repetido, logran, de una manera incruenta, averiguar el funcionamiento del oído, y permiten saber si hay o no algún tipo de enfermedad, sin que el paciente tenga que colaborar, salvo mantenerse quieto y relajado durante toda la exploración que suele durar una media hora.

Ventajas y desventajas de los potenciales evocados auditivos

Dentro de las ventajas, encontramos:

  • Se trata de una prueba no invasiva y cuyos resultados no se ven afectados por la sedación del paciente.
  • Permite diagnosticar con bastante precisión la enfermedad auditiva, sobre todo en los casos en que es difícil obtener tal resultado mediante pruebas subjetivas (niños, simuladores o disminuidos psíquicos).
  • La onda V está presente desde el nacimiento.
  •  La latencia de la onda V es tanto menor cuanto mayor lo sea la intensidad sonora.
  • Reproducibilidad.

Los inconvenientes son:

Como cualquier exploración en enfermedad auditiva, debe valorarse en un contexto general, puede per se carecer de capacidad diagnóstica definitiva, es decir:

  • Un resultado «normal» en los PEATC no lleva implícito un desarrollo normal del lenguaje, puesto que la génesis de éste es multifactorial. De igual modo, un individuo con PEATC normales puede ser hipoacúsico grave si su lesión asienta por encima del tronco encefálico.
  • Una ejecución técnica inadecuada de la prueba puede relegarnos a diagnósticos incorrectos (colocación errónea de los electrodos, inadecuada sedación, etc.).
  • No pueden considerarse una audiometría.

¿A qué diagnósticos se puede llegar con los potenciales evocados auditivos?

Los potenciales evocados auditivos son una herramienta invaluable en el campo de la neurología para evaluar la función auditiva y diagnosticar diversas condiciones relacionadas con el sistema auditivo. Estos estudios permiten obtener información detallada sobre cómo el sistema nervioso responde a estímulos sonoros, lo que es crucial para identificar posibles trastornos.

En el ámbito de la neurología, los potenciales evocados auditivos se utilizan para diagnosticar condiciones como la hipoacusia neurosensorial, la enfermedad de Menière, lesiones en el nervio auditivo, así como trastornos neurológicos más amplios que pueden afectar la vía auditiva central. Estos estudios brindan una visión única de la integridad funcional de las estructuras auditivas, desde el oído periférico hasta las áreas auditivas del cerebro.

En pacientes con pérdida de audición inexplicada, los potenciales evocados auditivos pueden ser especialmente útiles para determinar la ubicación y la naturaleza de la afectación. Además, son una herramienta valiosa en el monitoreo de la evolución de ciertos trastornos auditivos y en la evaluación de la efectividad de intervenciones terapéuticas.

Es esencial destacar que la interpretación de los resultados de los potenciales evocados auditivos debe realizarse por profesionales especializados en neurología y audiología. Estos estudios ofrecen una perspectiva única sobre la función auditiva, permitiendo una atención más precisa y personalizada a los pacientes que buscan comprender y abordar sus problemas de audición.

¿Cómo se realiza la prueba?

El paciente debe permanecer tranquilo y relajado, por ello, en niños y en individuos excitables o inquietos la prueba debe realizarse con sedación (consejo para los pacientes).

Se coloca un electrodo en cada mastoides (referencia ipsilateral y tierra contralateral) y otro electrodo activo en la frente, tras limpiar la piel para mejorar la impedancia, que se acoplan con pasta transductora que facilita la transmisión de la actividad eléctrica y se fijan a la piel con esparadrapo o con pastas autoadhesivas.

El estímulo sonoro se suministra a través de unos auriculares convencionales, intracanal o vibrador óseo, estableciendo previamente el número de clics/s, la morfología, la duración y la intensidad a convenir.

Se realizan sistemáticamente 4 registros por oído utilizando las intensidades de 80, 60, 40 y 20dB HL. Si el individuo oye el sonido, se producen las ondas de PEATC. Si se quiere detectar el umbral de audición, se va descendiendo la intensidad de los estímulos 10dB hasta dejar de reconocer la onda V en el registro. Cuanto más intenso sea el estímulo sonoro, mayor es la amplitud y la definición de las ondas, y menor su latencia; de igual modo, a mayor número de clics/s, más se alarga la latencia de las ondas y menor es su amplitud.

Una vez obtenido el trazado, mediremos las latencias de cada onda y las interlatencias absolutas (I-III, I-V y III-V, comparado con individuos sanos) y relativas (comparación de los resultados del oído enfermo con respecto al sano. 

¿Es seguro realizar este estudio?

Definitivamente, la realización de potenciales evocados auditivos es considerada una práctica segura y confiable en el ámbito médico. Este estudio se ha utilizado durante décadas y ha demostrado ser una herramienta valiosa para evaluar la función auditiva y diagnosticar diversos trastornos neurológicos relacionados con el sistema auditivo.

Los potenciales evocados auditivos son no invasivos, lo que significa que no requieren cirugía ni procedimientos que comprometan la integridad física del paciente. Por lo general, se llevan a cabo colocando electrodos en el cuero cabelludo y otros lugares específicos para medir las respuestas eléctricas del sistema auditivo frente a estímulos sonoros controlados.

Es fundamental que estos estudios sean realizados por profesionales capacitados, como neurólogos y audiologistas, que cuenten con la experiencia necesaria para interpretar los resultados de manera precisa. Además, se toman precauciones para garantizar que el paciente esté cómodo y seguro durante todo el procedimiento.

Como en cualquier estudio médico, es importante informar a los profesionales de la salud sobre cualquier condición médica preexistente, alergias o preocupaciones particulares que pueda tener el paciente. Esto permite adaptar el procedimiento según las necesidades individuales, asegurando una experiencia segura y efectiva.

En resumen, los potenciales evocados auditivos son una herramienta segura y valiosa en el diagnóstico neurológico, proporcionando información clave sobre la función auditiva sin comprometer la seguridad del paciente.

¿Qué limitaciones tiene el realizar el estudio?

  • Hipoacusias de más de 80dB o selectivas (sobre todo en tonos graves). Para estas lesiones, es mejor emplear los potenciales de estado estable o las técnicas subjetivas, si la edad del paciente lo permite.
  • Lesiones superiores al lemnisco lateral. Es preciso ampliar la ventana de recogida de potenciales (potenciales de latencia media o corticales), que se verán influidos por la sedación, o emplear técnicas de imagen (sobre todo resonancia magnética [RM]).
  • Lesiones de pequeño tamaño. Para estas lesiones es mejor emplear la RM.
  • El individuo debe estar relajado. Si hay demasiada actividad cerebral, o movimientos cervicales u oculares, se producen interferencias que limitan en gran medida la utilidad de la técnica.

¿Qué otro tipo de potenciales evocados existen?

Además de los potenciales evocados auditivos, existen varios otros tipos de potenciales evocados que desempeñan un papel crucial en el diagnóstico neurológico. Cada uno se centra en evaluar la función de un sistema específico del cuerpo y proporciona información valiosa sobre la integridad de las vías nerviosas relacionadas. Aquí hay algunos ejemplos:

  • Potenciales Evocados Somatosensoriales (PESS):

Estos evalúan la función de los nervios periféricos y la vía sensorial somática hasta la corteza cerebral. Se utilizan para diagnosticar trastornos como la esclerosis múltiple, lesiones de la médula espinal y neuropatías periféricas.

  • Potenciales Evocados Visuales (PEV):

Se centran en la evaluación de la vía visual desde la retina hasta la corteza visual. Son útiles en el diagnóstico de condiciones como la neuritis óptica, trastornos de la vista relacionados con la esclerosis múltiple y otras enfermedades neurológicas.

  • Potenciales Evocados Motores (PEM):

Evalúan la función de las vías motoras desde la corteza cerebral hasta los músculos periféricos. Ayudan a diagnosticar trastornos neuromusculares, enfermedades de la médula espinal y lesiones cerebrales que afectan la función motora.

  • Potenciales Evocados Cognitivos (PEC):

Exploran la función cognitiva y la actividad cerebral asociada con procesos mentales superiores. Estos son de particular interés en la investigación y diagnóstico de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

La aplicación específica de cada tipo de potencial evocado depende del área de interés y de los síntomas que presenta el paciente. Al igual que con los potenciales evocados auditivos, es fundamental que estos estudios sean realizados y analizados por profesionales especializados para obtener resultados precisos y significativos. La combinación de estos diferentes tipos de potenciales evocados contribuye a una evaluación integral de la función neurológica.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes