Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

No dormir lo necesario: una epidemia de la salud pública

Con el paso del tiempo la humanidad ha tenido que adaptarse a los cambios tecnológicos y adecuarse al estilo de vida de cada época. En la actualidad el estrés es un factor que predomina en el día a día y que afecta nuestro sueño cada noche, sin embargo, si tienes problemas para dormir, es importante descartar cualquier trastorno del sueño mediante la realización de una polisomnografía.

Este es un estudio del sueño que evalúa la actividad cerebral, el patrón respiratorio, los niveles de oxígeno, los movimientos oculares rápidos, movimientos musculares, entre otros.

El análisis del conjunto de toda esta información permite identificar cuál es el problema que está alterando el sueño, y cómo puede solucionarse, ya sea apnea obstructiva del sueño, síndrome de piernas inquietas, narcolepsia, entre otros.

En Neurocenter contamos no sólo con una robusta red de profesionales y especialistas en neurología, sino que además ofrecemos servicios de estudios que ayudan a obtener el diagnostico necesario para brindarte un tratamiento efectivo, todo en el mismo lugar.

Estamos convencidos que con nuestra propuesta alternativa de atención, podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

¿Qué afecta nuestro sueño?

Nuestro estilo de vida y nuestra manera de vivir es acelerada, llena de factores que alteran nuestro ciclo natural. Desde despertar a las prisas para ir a trabajar, el tiempo en el tráfico, el aumento de la comida chatarra que muchas veces nos obligamos a consumir por falta de tiempo, y finalmente situaciones que nos preocupan y en la noche impiden conciliar el sueño.

Desde hace más de una década la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro para el Control de Enfermedades (CDC) han puesto su atención en la mala calidad del sueño, y no es de extrañar, ya que el poco descanso puede asociarse a otro tipo de enfermedades, desde eventos cardiovasculares como un infarto al corazón o cerebral, hasta trastornos emocionales como ansiedad y depresión.

Aunque parezca que estas situaciones de estrés y de insomnio solo afectan a la población adulta o laboralmente activa, es un problema que también afecta a nuestros niños y jóvenes en edad escolar. Ya sea por preocupaciones respecto a las calificaciones o a la alta carga escolar, el bullying, problemas familiares o incluso el apego a videojuegos o monitores, un porcentaje nada despreciable de niños y adolescentes sufren de trastornos del sueño.

Según la OMS, las horas de sueño recomendadas para una vida saludable dependen de la edad y son las siguientes:

  • 5 a 10 años – 10 a 11 horas.
  • 10 a 17 años – 8.5 a 9.5 horas.
  • 18 años o más – 7 a 9 horas.

 

Por otro lado, está demostrado que el dormir seis o menos horas diarias puede producir un impacto negativo en la salud, lo cual es altamente preocupante ya que se estima que el 30 a 40% de los adultos duermen este período de tiempo.

La importancia de la higiene del sueño

Existen una serie de recomendaciones llamadas “higiene del sueño” que han demostrado aumentar el sueño reparador. Algunos ejemplos son:

  • Tener rutinas, es decir, tratar siempre de ir a dormir a la misma hora.
  • Evitar trabajar o usar monitores en la cama, incluyendo el uso del celular antes de dormir.
  • Procurar nuestro ambiente lo más cómodo posible.
  • Evitar comidas pesadas antes de dormir, específicamente 2 horas antes de acostarse.
  • Tratar de realizar actividad física.
  • Evitar el tabaco y productos con cafeína cerca del horario de cama.

 

Por último es importante conocer que existen especialistas de los problemas del sueño, en este caso, los neurólogos, que nos pueden orientar sobre recomendaciones o en caso necesario tratamientos para cada uno de nuestros problemas.

Claro, aunque la mayoría de las veces esta falta de sueño se asocia a estrés como bien mencionamos anteriormente, es importante descartar alguna otra causa patológica como origen de este problema, ya que existen diversos trastornos del sueño que con un diagnóstico temprano y tratamiento adecuado pueden solucionarse.

Si frecuentemente tienes problemas para dormir o conoces a alguien que los tenga, no dudes en acercarte con nosotros para resolver todas tus dudas.

¿Qué es una Polisomnografía?

Es una prueba que se realiza durante el sueño, en donde se registran diferentes parámetros fisiológicos; entre ellos se valoran variables cardiorrespiratorias, neurológicas, y motoras que pueden afectarse durante el sueño.

Está indicada cuando se sospecha trastornos en las vías respiratorias relacionados con el sueño; síndrome de apnea del sueño, síndrome de resistencia a la vía aérea, sospecha de narcolepsia, movimientos paradójicos de extremidades, sueño con movimientos oculares.

Durante su estudio se debe abarcar un período nocturno de al menos 6.5 horas de sueño efectivo. En donde se colocarán diferentes electrodos que proporcionan registros para la posterior lectura de polisomnografía. Esta evalúa funciones corporales como la frecuencia cardiaca, el oxígeno en la sangre, las ondas cerebrales.

Todo esto es parte del área clínica del médico con especialidad en neurología, quien será quien pueda determinar cuál es el problema y dé las mejores indicaciones de tratamiento, desde técnicas para dormir mejor hasta medicamentos para inducir o mantener el sueño.