Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Electromiografía y lesiones de médula espinal

La electromiografía es un procedimiento de diagnóstico para evaluar la salud de los músculos y las células nerviosas que los controlan (neuronas motoras). Los resultados de este estudio pueden revelar disfunción nerviosa, disfunción muscular o problemas con la transmisión de señales de nervio a músculo. 

Las neuronas motoras transmiten señales eléctricas que hacen que los músculos se contraigan. Un electromiógrafo utiliza pequeños dispositivos llamados electrodos para traducir estas señales en gráficos, sonidos o valores numéricos que luego son interpretados por un especialista.

Durante una electromiografía de aguja, un electrodo de aguja insertado directamente en un músculo registra la actividad eléctrica en ese músculo.

Un estudio de conducción nerviosa, utiliza adhesivos de electrodos aplicados a la piel (electrodos de superficie) para medir la velocidad y la fuerza de las señales que viajan entre dos o más puntos.

¿Qué es la médula espinal?

La médula espinal transmite mensajes entre el cerebro y el resto del cuerpo. Existen capas de tejido llamadas meninges y una columna de vértebras rodean y protegen la médula espinal. La mayoría de las lesiones de la médula espinal provienen de un golpe repentino y traumático en las vértebras. Los huesos fracturados (rotos) luego dañan la médula espinal y sus nervios. En casos raros, una lesión puede cortar o dividir por completo la médula espinal.

¿Cuáles son los síntomas de una lesión de la médula espinal?

Los síntomas de lesión de la médula espinal dependen del tipo (completo o incompleto) y la ubicación del daño. Se debe obtener atención médica inmediata si nota alguno de los siguientes problemas después de una lesión:

  • Debilidad en los brazos y/o piernas
  • Sensación disminuida en los brazos y/o las piernas
  • Pérdida del control de la vejiga o del intestino
  • Dolor intenso o presión en el cuello o la espalda
  • Bultos inusuales a lo largo de la columna vertebral

·  Respiración dificultosa

¿ Cuáles son los tipos de lesiones que pueden ocurrir en una médula espinal?

Las lesiones de la médula espinal pueden ser completas o incompletas (parciales):

  • Completa: una lesión completa causa parálisis total (pérdida de función) por debajo del nivel de la lesión. Afecta a ambos lados del cuerpo. Una lesión completa puede causar parálisis de las cuatro extremidades (cuadriplejia) o de la mitad inferior del cuerpo (paraplejia). 

·  Incompleto: después de una lesión incompleta, queda alguna función en uno o ambos lados del cuerpo. El cuerpo y el cerebro aún pueden comunicarse a través de ciertas vías.

¿ Cómo ocurren las lesiones de la médula espinal?

Algunas causas posibles de lesiones de la médula espinal (de la más a la menos común) incluyen:

  • Accidentes automovilísticos
  • Caídas
  • Heridas de bala
  • Lesiones deportivas

·  Complicaciones quirúrgicas

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

En una emergencia, un especialista se debe asegurar de que una lesión en la médula espinal no esté afectando la respiración o la frecuencia cardíaca del paciente. Posteriormente, se evaluará qué tan bien están funcionando los distintos nervios del cuerpo. A través de la comprobación de:

  • Función motora, o su capacidad para mover partes de su cuerpo.
  • Función sensorial, o su capacidad para sentir el tacto.

 Ciertas pruebas de imagen pueden ayudar a diagnosticar una lesión de la médula espinal:

  • Tomografía computarizada, para ver huesos rotos, coágulos de sangre o daños en los vasos sanguíneos.
  • Resonancia magnética, para ver la médula espinal o los tejidos blandos.
  • Radiografía, para mostrar huesos rotos o dislocaciones (huesos fuera de lugar).

·  Electromiografía (EMG) para verificar la actividad eléctrica en los músculos y las células nerviosas si coexisten lesiones en los nervios periféricos. Generalmente no es necesaria en una lesión de la médula espinal.

¿Para qué es útil la electromiografía?

El médico puede ordenar una electromiografía si el paciente tiene signos o síntomas que pueden indicar un trastorno nervioso o muscular. Tales síntomas pueden incluir:

  • Hormigueo
  • Entumecimiento
  • Debilidad muscular
  • Dolor muscular o calambres
  • Ciertos tipos de dolor en las extremidades

Los resultados de este procedimiento a menudo son necesarios para ayudar a diagnosticar o descartar una serie de afecciones, como:

  • Trastornos musculares, como distrofia muscular o polimiositis
  • Enfermedades que afectan la conexión entre el nervio y el músculo, como la miastenia gravis
  • Trastornos de los nervios fuera de la médula espinal (nervios periféricos), como el síndrome del túnel del carpo o las neuropatías periféricas
  • Trastornos que afectan las neuronas motoras del cerebro o la médula espinal, como la esclerosis lateral amiotrófica o la poliomelitis

·  Trastornos que afectan la raíz de los nervios, como una hernia de disco en la columna

¿Qué esperar durante el procedimiento?

Cuando se está realizando el estudio, los electrodos de superficie a veces transmiten una pequeña corriente eléctrica que puede sentir como una punzada o un espasmo. El electrodo de aguja puede causar molestias o dolor que generalmente desaparece poco después de retirar la aguja, la prueba generalmente dura alrededor de 30 minutos. 

Durante la electromiografía con aguja, el neurólogo evaluará si hay actividad eléctrica espontánea cuando el músculo está en reposo (actividad que no está presente en el tejido muscular sano) y el grado de actividad cuando se contrae ligeramente el músculo.

El experto dará instrucciones sobre cómo descansar y contraer un músculo en los momentos apropiados. Dependiendo de qué músculos y nervios esté examinando el neurólogo, es posible que le pida que cambie de posición durante el examen.

¿Qué es una neuropatía periférica?

La neuropatía es el término médico para un daño o lesión en los nervios. La neuropatía periférica se refiere a cualquier condición que afecta los nervios fuera del cerebro o la médula espinal. Puede afectar diferentes partes del cuerpo, según cómo y por qué sucede.

 ¿Qué síntomas presentan los pacientes con neuropatía periférica?

Hay muchos síntomas diferentes de neuropatía periférica. Puede afectar un solo nervio, un grupo conectado de nervios relacionados o muchos nervios en distintos lugares del cuerpo. 

Generalmente, el tipo de síntomas se divide de la siguiente manera:

Síntomas motores

  • Debilidad muscular y parálisis.
  • Atrofia muscular.
  • Movimientos musculares descontrolados.
  • Hormigueo.
  • Entumecimiento.
  • Desequilibrio y torpeza.
  • Dolor.

 

Síntomas autonómicos

  • Cambios en la presión arterial.
  • Sudar demasiado o no lo suficiente.
  • Problemas de intestino y vejiga.
  • Disfunción sexual.
  • Otros síntomas.