Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Electroencefalograma con privación del sueño

La relación entre el sueño y la epilepsia se ha estudiado durante años. La privación del sueño se propone como un «procedimiento de activación» utilizado para desencadenar ataques epilépticos e iniciar anomalías epileptiformes interictales. Estos últimos son patrones eléctricos anormales que son característicos de la epilepsia y ocurren entre las convulsiones clínicas.

La privación del sueño puede mejorar la precisión del diagnóstico de epilepsia y aumentar la probabilidad de detectar los patrones eléctricos característicos conocidos como descargas epileptiformes.

Un electroencefalograma con privación de sueño evalúa aún más los cambios en la actividad cerebral que pueden indicar varios trastornos cerebrales, como la epilepsia u otros trastornos convulsivos. Un electroencefalograma con privación del sueño se puede utilizar para diagnosticar y diferenciar varios tipos de epilepsias.

A veces, la actividad convulsiva puede manifestarse con síntomas psiquiátricos. Por lo tanto, en algunas presentaciones psiquiátricas un especialista  puede ordenar un electroencefalograma con privación de sueño para identificar anomalías que generalmente se observan con las convulsiones. 

Si bien los electroencefalogramas con privación de sueño son pruebas comunes para detectar epilepsias, el protocolo para estas pruebas puede variar significativamente según las órdenes del especialista. La cantidad de sueño que la persona obtiene la noche anterior, la duración del electroencefalograma y la hora del día en que se administra el examen no son específicos de la prueba. Estos pueden contribuir a algunas diferencias en los resultados encontrados a veces cuando se comparan estudios realizados en diferentes instituciones.

¿Por qué se realiza un electroencefalograma?

Generalmente, se solicita un electroencefalograma para verificar si hay actividad convulsiva relacionada con la epilepsia. Este estudio también puede ayudar a monitorear las condiciones de salud o descubrir qué está causando ciertos síntomas. Los especialistas también pueden utilizar el electroencefalograma durante una cirugía cerebral o para evaluar la actividad cerebral de alguien en coma.

Por otro lado, pueden verificar el estado de las condiciones relacionadas con el cerebro, como:

  • Enfermedad de Alzheimer o demencia
  • Daño cerebral
  • Infecciones, incluida la encefalitis
  • Tumores

 El electroencefalograma ayuda a diagnosticar las causas de síntomas como:

  • Confusión
  • Desmayo (síncope)
  • Pérdida de memoria
  • Convulsiones

¿Cómo funciona un electroencefalograma?

Un electroencefalograma mide y registra las señales eléctricas del cerebro. Durante un electroencefalograma un técnico coloca pequeños discos metálicos (electrodos) en el cuero cabelludo. Los electrodos se conectan a una máquina que brinda información sobre la actividad del cerebro. La actividad cerebral puede ayudar a diagnosticar y monitorear las condiciones que afectan el cerebro.

Los electrodos se adhieren a los cables que detectan las señales nerviosas, que son impulsos eléctricos. Los electrodos envían información sobre las señales a una máquina de electroencefalograma.

La máquina encefalograma registra los impulsos con líneas (trazas) que muestran patrones de ondas cerebrales. El cerebro tiene patrones de ondas específicos cuando se está despierto y dormido. Si existe una convulsión, los patrones de onda cambian.

¿Cuál es la preparación para un electroencefalograma?

  1. Lavarse el cabello la noche anterior al electroencefalograma. (No usar nada sobre el cabello, como acondicionador o productos para peinar).
  2. Evitar alimentos o bebidas con cafeína, como café, té negro o bebidas energéticas, durante ocho horas antes de la prueba.
  3. Seguir las instrucciones del especialista, incluidos los cambios en los medicamentos.

¿Qué se debe esperar durante un electroencefalograma?

Esto es lo que sucede durante un EEG:

    • El paciente se acuesta en una cómoda
    • Un técnico coloca unos 23 electrodos en el cuero cabelludo con pegamento o pasta.
    • El paciente se relaja con los ojos abiertos o cerrados
    • Dependiendo del tipo de estudio se tiene que mirar una luz brillante o respirar de manera diferente para ver si el cerebro tiene cambios durante estos procedimientos de activación
    • Si existe una convulsión, el tecnólogo anotará la actividad en el registro.

¿Qué sucede después de un electroencefalograma?

Un electroencefalograma con privación de sueño es seguro, indoloro y no presenta un riesgo significativo. La mayoría de las personas experimentan poca o ninguna molestia durante un electroencefalograma. Hay que recordar que los electrodos no transmiten cargas eléctricas, solo captan actividad eléctrica del propio cerebro.

Después del electroencefalograma, el técnico quitará los electrodos y limpiará el cuero cabelludo. El cabello y piel pueden sentirse pegajosos, por lo que el paciente querrá lavarse el cabello en casa. El paciente puede conducir y regresar a sus actividades habituales a menos que se le aconseje lo contrario por parte del especialista.