Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Diagnostico del Síndrome de apnea-hipopnea del sueño

El síndrome de la apnea obstructiva del sueño conocido como SAOS se caracteriza por la presencia de pausas en la respiración inducidas por el sueño, dependiendo de la severidad de las pausas se denomina apnea o hipopnea, pero será una polisomnografía nocturna, el estudio que determine el diagnóstico de la enfermedad.

El síndrome es más común en los varones que en las mujeres y en muchos de los casos se asocia con la obesidad, generalmente los afectados suelen ignorarlo pero el familiar que duerme con él es quien lo motiva a consultar debido a los ronquidos que los perciben como molestos y  pueden interrumpir el sueño del familiar.

Como parte de la atención integral que ofrecemos en Neurocenter, contamos con la realización de estudios de diagnóstico de SAOS en nuestras propias instalaciones, con los especialistas en neurología que requieres para tener el mejor tratamiento.

Tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

¿Que es una apnea y que es una hipopnea?

Apnea: se define como un colapso en la vía aérea superior de al menos un 90% de obstrucción del flujo aéreo con al menos 10 segundos de duración.

hipopnea: corresponde a un colapso mayor a 30’% asociado a un nivel de oxígeno del 3 al 4%

En términos generales se podría decir que una apnea es el cese total del flujo aéreo y una hipopnea sería un cese parcial del flujo aéreo. Ambas terminan en Arousals o microdespertares transitorios no conscientes.

Diagnóstico de la apnea-hipopnea obstructiva del sueño

La polisomnografía nocturna es la prueba de confirmación ante la sospecha de SAOS. Este estudio del sueño permite analizar varios parámetros como los estadios del sueño, la respiración, los movimientos de las piernas y el ritmo cardíaco y la frecuencia cardíaca con el fin de determinar el número de apneas e hipopneas que se producen a lo largo de la noche. 

El índice de apnea-hipopnea, es decir, el número de apneas-hipopneas por hora, marca el nivel de gravedad del SAOS. Un índice entre 5 y 20 equivale a un síndrome leve; entre 20 y 50 a un síndrome moderado; y por encima de 50 a un síndrome severo o grave.

La historia clínica neurológica representa el mejor método para poder sospechar del síndrome de apnea/hipopnea obstructiva del sueño. Mediante la realización de la misma el neurólogo preguntará acerca de las características del ronquido y de la presencia de microdespertares durante la noche.

Además realizará el cálculo del índice de masa corporal (IMC) y de la circunferencia del cuello. Un IMC superior a 30 y una circunferencia de cuello por encima de 44 cm son datos a favor de la presencia de esta enfermedad

La hipersomnia o somnolencia diurna, que es el exceso de sueño durante el día, suele medirse mediante la escala de Epworth. Esta escala puntúa de 0 a 3 la tendencia a la somnolencia en 8 circunstancias específicas de la vida rutinaria. Los resultados varían desde una puntuación mínima de 0 a una máxima de 24, por lo que un total superior a 12 puntos corresponde a hipersomnia patológica.

¿Qué sucede durante el sueño en estos pacientes?

El periodo del sueño normal se divide en dos fases, la fase REM (rapid eyes movements) o movimientos oculares rápidos y la fase NREM ( non rapid eyes movements) o movimientos oculares no rápidos. El sueño empieza por la fase NREM el considerado sueño superficial en la fase 1 y 2 del NREM y el sueño profundo en su fase 3 y 4, posteriormente cada 90 min se entra a la fase REM para tener un sueño reparador.

En los pacientes con SAOS este ciclo es interrumpido por los microdespertares nocturnos aunque ellos no tengan conciencia de ello la interrupción provoca cambios en los ciclos de sueño ocasionando un sueño no reparador. En el p

eríodo NREM el tono muscular de la vía aérea superior disminuye, pero en el sueño REM esta disminución del tono muscular se hace máxima, lo cual facilita que las paredes de la faringe tienden a colapsar y se favorece el cierre total o parcial de la vía aérea (apnea o hipopnea) sumado a la obesidad donde los tejidos blandos obstruyen la faringe aumenta el cese del flujo de aire.

Síntomas del SAOS

El sintoma caracteristico de esta enfermedad es el ronquido que provoca que el paciente sienta que se ahoga y el cerebro manda una señal de alerta para provocar el microdespertar así el enfermo despierta de manera inconsciente y manotea y patalea, esto pudiendo ocasionar disgustos en la pareja y obligarla a querer dormir en otra cama o desencadenar problemas en la relación de pareja.

La somnolencia o fatiga excesiva durante el día es el resultado del sueño no reparador y los afectados tienden a quedarse dormidos en cualquier lugar, en el cine, teatro, oficina, en medio de una conversación y en casos graves hasta manejando el automóvil.

El dolor de cabeza matutino es la consecuencia del acúmulo de dióxido de carbono durante los episodios de apnea o hipopnea. además pueden presentar sequedad de boca, cambios de personalidad, irritabilidad y disminución de la libido.

Como ya hemos estado mencionando, el SAOS se asocia a obesidad debido a la obstrucción de tejidos blandos de la orofaringe lo que limita el paso de aire a los pulmones, además las amígdalas agrandadas o la lengua agrandada pueden provocar asimismo la obstrucción.

¿Cuáles son las consecuencias del SAOS?

Debido a la disminución del flujo de aire o de respiración el SAOS tiene consecuencias cardiovasculares graves, como la hipertensión arterial, la insuficiencia cardiaca, infarto agudo al miocardio o accidente cerebro vascular. Esto teniendo graves consecuencias físicas lo que pudiera obligar al paciente a estar postrado por las secuelas o llevarlo a la muerte.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento consiste principalmente en la disminución de peso mediante dieta y ejercicio, según la gravedad del síndrome se podrá optar por el uso de un dispositivo de presión aérea positiva continua conocido como CPAP el cual le permitirá estar oxigenando su organismo mediante el sueño.

En el peor de los casos se requerirá de una intervención quirúrgica conocida como uvulopalatofaringoplastia Una de las técnicas quirúrgicas considerada como una buena alternativa a la CPAP la cual consiste en la resección de la úvula, el paladar blando y los pilares posteriores para liberar la obstrucción faríngea.