Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cuál es el IAH normal?

Persona realizándose una polisomnografía

Se definió el SAHS como «un cuadro de somnolencia excesiva, trastornos cognitivo-conductuales, respiratorios, cardiacos, metabólicos o inflamatorios secundarios a episodios repetidos de obstrucción de la vía aérea superior (VAS) durante el sueño.   Estos episodios se miden con el índice de apneas-hipopneas (IAH).

Un IAH > 5 asociado a síntomas relacionados con la enfermedad y no explicados por otras causas, confirma el diagnóstico (grado de recomendación consistente, calidad de la evidencia baja). Esta definición es controvertida. Así, considerar un IAH > 5 como anormal es discutible y es probable que el umbral de anormalidad sea diferente, en relación con el sexo y a la edad (recomendación consistente, calidad de la evidencia baja).

¿Cómo se manifiesta el síndrome de apnea-hipopnea obstructiva del sueño (SAHOS)?

La clínica relacionada con el SAHS aparece como consecuencia de dos hechos fisiopatológicos fundamentales: por una parte, las apneas, hipopneas e hipoxia intermitentes y por otra, la desestructuración del sueño. Los síntomas y signos más frecuentes ya sean diurnos o nocturnos.

La triada clínica principal del SAHS la componen 3 síntomas:

  • Roncopatía crónica:

Es el síntoma con mayor sensibilidad (su ausencia hace poco probable el diagnóstico de SAHS). Sin embargo, la mayoría de roncadores no tienen SAHS (roncan el 40% de los varones y el 20% de las mujeres de la población general). Por ello la presencia de roncopatía crónica como síntoma único no es suficiente para la realización de una prueba de sueño con intención diagnóstica de SAHS.

  • ·Apneas presentadas:

Es el síntoma con mayor especificidad, la cual aumenta si son observadas de forma repetida durante la misma noche y si son prolongadas.

  • ·Hipersomnia diurna o tendencia para dormirse involuntariamente ante situaciones inapropiadas:

Síntoma poco específico y sensible pero el de mayor importancia ya que marca la intensidad clínica del SAHS. Su presencia no explicada por circunstancias evidentes es suficiente aun en ausencia de otros síntomas o signos para la realización de un estudio de sueño con carácter diagnóstico.

Métodos diagnósticos para identificar el SAOHS

La polisomnografía convencional (PSG) vigilada por un técnico en el laboratorio de sueño es el método de referencia para el diagnóstico de los pacientes con sospecha de SAHS y otros trastornos no respiratorios del sueño (recomendación consistente, calidad de evidencia alta).

¿Cómo se realiza la polisomnografía?

Consiste en un registro continuo del electroencefalograma, electrooculograma y electromiograma mentoniano (para cuantificar las fases del sueño y microdespertares), así como de otras variables para cuantificar los trastornos respiratorios y sus repercusiones (pulsioximetría, flujo aéreo naso bucal mediante cánula nasal y termistor, ronquidos, movimientos toracoabdominales y electrocardiograma).

La PSG se debe realizar en horario nocturno o en el habitual de sueño del sujeto, con un registro no menor de 6,5 horas y debe incluir por lo menos 3 horas de sueño. Es una técnica relativamente cara, laboriosa y técnicamente compleja que no está al alcance de todos los centros, para afrontar esas dificultades se han desarrollado equipos portátiles que registran solamente las variables respiratorias, por lo que esa técnica se ha denominado poligrafía respiratoria (PR).

¿Qué es la Poligrafía Respiratoria?

Son dispositivos registradores de señales respiratorias que no disponen de mediciones neurofisiológicas y han sido validados para obtener grabaciones ambulatorias del desempeño respiratorio durante la noche.            Han sido aceptados actualmente como equivalentes a la PSG. La desventaja más importante de la PR es que no permite evaluar el sueño.

 Patrones respiratorios

  • Apneas centrales:

Se producen por ausencia o disminución de esfuerzo inspiratorio y suelen, desencadenarse al caer la PaCO2 por debajo de un umbral.

  • Respiración de Cheyne-Stokes:

Se trata de hipopneas con oscilaciones periódicas en la ventilación, asociadas frecuentemente a insuficiencia cardiaca (también a ictus y a sedación). La ventilación crece y decrece progresivamente hasta llegar a la hipopnea, iniciándose el ciclo cada 60-90 segundos, lo que provoca hipoxia intermitente.

  • Síndrome de overlap:

Los pacientes presentan mayor somnolencia y desaturación nocturna. Estas consecuencias pueden contribuir a un mayor riesgo de mortalidad.

Tratamiento y seguimiento del SAOHS

Los objetivos del tratamiento serán, por un lado, conseguir el control de los síntomas (fundamentalmente la somnolencia) y por otro minimizar el riesgo de accidentabilidad y cardiovascular. En cuanto al tratamiento a recomendar, partiendo de la base de que la CPAP nasal es el de primera elección en la mayoría de los casos (recomendación consistente, calidad de evidencia alta).

  • Medidas higiénicas del sueño (recomendación consistente, calidad de evidencia moderada) Conseguir una buena higiene del sueño es importante ya que la causa más frecuente de somnolencia excesiva durante el día es el mal hábito de sueño.
  • Dieta (recomendación consistente, calidad de evidencia moderada) La pérdida ponderal en pacientes obesos puede ser curativa. Reducciones del 10% del peso pueden disminuir el IAH y mejorar la sintomatología.

¿Qué trastornos del sueño tienen que ver con el IAH?

El Índice de Apnea-Hipopnea (IAH) es una medida clave en el estudio de la apnea del sueño, un trastorno respiratorio común durante el sueño. El IAH representa el número de episodios de apnea (interrupción completa del flujo de aire) y de hipopnea (reducción parcial del flujo de aire) por hora de sueño. Este índice se utiliza para clasificar la gravedad de la apnea del sueño:

  • Apnea del sueño obstructiva:

Es el trastorno más frecuentemente asociado con un alto IAH. En este trastorno, los músculos de la garganta se relajan durante el sueño, bloqueando las vías respiratorias y causando episodios repetidos de apnea y/o hipopnea.

  • Síndrome de hipoventilación:

También conocido como hipoventilación alveolar primaria, puede estar asociado con un IAH elevado. En este caso, la respiración inadecuada durante el sueño conduce a niveles altos de dióxido de carbono y bajos de oxígeno en la sangre.

  • Apnea central del sueño:

Aunque menos común que la apnea obstructiva, la apnea central del sueño también puede mostrar un aumento del IAH. En este trastorno, el cerebro no envía señales adecuadas a los músculos respiratorios para controlar la respiración durante el sueño.

El IAH sirve como una herramienta diagnóstica crucial para evaluar la gravedad de estos trastornos del sueño y guiar el tratamiento adecuado. Es importante realizar estudios del sueño, como la polisomnografía, para determinar con precisión el IAH y proporcionar el manejo médico necesario para mejorar la calidad de vida del paciente.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes