Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

¿Cómo se realiza una polisomnografía?

La polisomnografía o estudio de sueño es el estudio por excelencia para diagnosticar trastornos de sueño. En este estudio se encarga de registrar las ondas cerebrales además de otros parámetros como niveles de oxígeno, frecuencia respiratoria, frecuencia cardíaca y movimientos musculares.

Para realizar este estudio se necesita un centro especializado en polisomonografías ya que es un procedimiento complejo. Sin embargo existe una versión más sencilla que puede realizarse en casa. 

La razón por la cual se realiza este estudio es para valorar las etapas del sueño así conlos ciclos de sueño para identificar los patrones de sueño que se interrumpen.

Neurobiología del sueño y su importancia

En el estudio del sueño el electroencefalograma ha sido primordial para el estudio del sueño. Este estudio mide las oscilaciones de actividad eléctrica del cerebro y se registra por medio de electrodos. 

El sueño se divide en 2 fases principales, esta clasificación se da de acuerdo al tipo de frecuencia de onda eléctrica que presenta el cerebro. Estas fases son Sueño No MOR (Movimiento Oculares Rápidos) y Sueño MOR. A su vez el sueño No MOR tiene 4 fases. 

-Fase 1: corresponde a la somnolencia o inicio del sueño.

-Fase 2: se caracteriza por que aparecen patrones de actividad cerebral llamados husos de sueño y complejos K.

-Fase 3 y 4: ondas lentas y es la parte del sueño No MOR más profunda. 

El sueño MOR se caracteriza por movimientos oculare rápidos, el tono de todos los músculos se disminuye, la frecuencia cardíaca y la respiración se presenta de manera irregular. 

El sueño en una persona joven dura 70-100 min en el sueño No MOR y el sueño MOR 5-30 minutos. Este ciclo se repite cada hora y media. En promedio un ciclo completo se puede presentar de 4 a 6 veces por noche.

 Apnea del sueño – Diagnóstico y tratamiento

La apnea del sueño es un trastorno del sueño en el que la respiración se detiene por unos momentos y de manera repetida durante el sueño. Se sospecha principalmente en personas que presentan ronquidos fuertes por las noches, cansancio y fatiga por las mañanas a pesar de haber tenido una noche completa de sueño. Otros síntomas que pueden presentar son: jadeos al respirar mientras duermen, despertar con boca seca, dolor de cabeza por la mañana, dificultad de concentración e irritabilidad. Sí se presenta alguno de estos síntomas se recomienda acudir con un profesional de la salud. 

Los factores de riesgo para presentar esta enfermedad son tener sobrepeso, una circunferencia de cuello grueso, estrechez de las vías respiratorias, los hombres de edad avanzada, pacientes con antecedentes en la familia de apnea del sueño y el consumo de sustancias como alcohol y tabaco. 

Para realizar el diagnóstico se debe acudir con profesionales de salud especializados en este tema. El principal estudio para realizar el diagnóstico es la polisomnografía.