Estudios

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Cómo saber cuando los ronquidos deben preocuparme

Roncar es algo muy común y casi todas las personas han roncado en algún momento, sin embargo, hay algunas señales que pueden indicar que se trata de un trastorno del sueño llamado Apnea obstructiva del sueño (AOS) y es importante tratarlo.

Para poder hacer el diagnostico y ofrecer el tratamiento adecuado, es importante realizar un estudio del sueño llamado Polisomnografía, durante el cual se observa al paciente dormir durante una noche midiendo diversos parámetros de nuestro cuerpo.

En Neurocenter contamos no sólo con el equipo e instalaciones necesarias para realizar el estudio, sino con una robusta red de profesionales y especialistas en neurología que podrán interpretar, diagnosticar y tratar este padecimiento, todo en un solo lugar.

Tenemos la certeza de que sólo desafiando las metodologías tradicionales de atención neurológica que se brindan en los sistemas de salud convencionales, podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena. 

Como parte de este objetivo de atención integral y multidisciplinaria, queremos informarte a través de este artículo, cuáles son las señales que debes de tomar en cuenta para considerar que no se trata sólo de ronquidos, sino que puede tratarse de un trastorno del sueño que pone en riesgo tu salud.

¿Qué es la apnea del sueño?

Es una condición en la que hay pausas en la respiración mientras el paciente se encuentra dormido. Existen 2 tipos de apnea:

  • Apnea obstructiva del sueño en la que se deja de respirar porque la garganta se estrecha o se cierra.
  • Apnea central del sueño en la que se deja de respirar porque el cerebro no envía las señales correctas a los músculos para hacerlo respirar

Cuando las personas hablan de la apnea del sueño, generalmente se refieren a la apnea obstructiva del sueño, que es de lo que se va a hablar aquí.

¿Cuáles son los síntomas?

No todas las personas que roncan tienen AOS, pero si el ronquido está acompañado de algunos de los siguientes síntomas, puede ser una indicación de que es preciso consultar con un médico para una evaluación adicional de AOS:

  • Pausas de respiración durante el sueño
  • Somnolencia excesiva durante el día
  • Dificultad para concentrarse
  • Dolores de cabeza por la mañana
  • Dolor de garganta al despertar
  • Sueño intranquilo
  • Jadeo o ahogo por la noche
  • Presión arterial alta
  • Dolor en el pecho por la noche
  • Tu ronquido es tan fuerte que interrumpe el sueño de tu pareja
  • En los niños, período de concentración reducido, problemas de comportamiento o bajo rendimiento en la escuela

¿Cómo ocurre?

La garganta se encuentra rodeada por músculos que controlan la vía aérea para hablar, tragar y respirar. Durante el sueño, estos músculos son menos activos lo que puede propiciar a que la garganta se estreche. En la mayoría de las personas esto no afecta la respiración.

Sin embargo, en otras personas puede ocasionar ronquidos debido a disminución o bloqueo completo del paso del aire, a esto último es a lo que se le conoce como apnea obstructiva.

La respiración insuficiente debido a la presencia de apnea ocasiona que los niveles de oxígeno disminuyan y los niveles de dióxido de carbono se acumulen en la sangre. La obstrucción requiere que la persona despierte brevemente para activar los músculos de la vía aérea superior.

Muchas personas no saben que respiran de manera anormal mientras duermen. Se estima que un 25% de los adultos se encuentran en riesgo de desarrollar esta patología.

Puede interesarte leer: Cómo sé si tengo un trastorno del sueño

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Edad. El riesgo de apnea obstructiva del sueño aumenta con la edad, aunque puede presentarse en cualquier momento de la vida.

  • Sexo masculino. Es el doble de común en hombres que en mujeres.
  • Obesidad
  • Sedación por medicamentos o por alcohol. Se reduce la respiración y dificulta el despertar, lo cual puede provocar que los periodos de apnea sean mayores

·  Amígdalas grandes. Ocasionan una limitación para el paso del aire.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Es necesario acudir a un médico para realizar el diagnóstico. Los antecedentes y la exploración física que hace sospechar de apnea del sueño incluyen:

  • Queja de ronquidos o de sueño no reparador
  • Tamaño del cuello mayor a 43 cm en hombres y mayor a 40 cm en mujeres
  • Vía aérea superior pequeña. Dificultad para ver la garganta debido al tamaño de la lengua
  • Presión alta
  • Si algún familiar ha observado episodios de apnea durante el sueño, atragantamiento o sensación de falta de aire.

 

El diagnóstico definitivo se realiza a través de un estudio que se llama polisomnografía. En la cual se mide el esfuerzo al respirar y el paso del aire, el oxígeno en la sangre, la frecuencia cardiaca, entre otros parámetros.

¿Cuáles son las repercusiones en la salud?

La apnea obstructiva del sueño reduce el estado de alerta, dificulta la concentración y aumenta los niveles de cansancio durante el día. Por lo anterior, estudios han demostrado que los pacientes que tienen esta entidad tienen el doble de riesgo de tener un accidente automovilístico.

Por otro lado, también se encuentran en riesgo aumentado de presentar problemas del corazón como: presión alta, infarto del corazón, latidos anormales del corazón (arritmias) o embolia cerebral.

También te podría interesar: Cómo no dormir lo necesario se ha vuelto una epidemia de la salud pública.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento que hay disponibles?

CPAP. Es el tratamiento más efectivo y el más común. El aparato genera presión de aire continua para mantener la vía aérea superior abierta. Esto se logra a través de un accesorio hermético que se coloca en la nariz, este accesorio va conectado a un tubo, el cual se encuentra en contacto directo con el generador de presión.